2018-06-04

Overcomplicated: 3 formas de sobrevivir a la innovación tecnológica.

3 formas imprescindibles para sobrevivir a la era de la innovación tecnológica.

Por Ignasi Clos.

Sociedad de la Innovación.

innovation-survive.jpg
Overcomplicated: 3 formas de sobrevivir a la innovación tecnológica

El diseñador de videojuegos Ian Bogost comentaba que si sustituyéramos la palabra “código” por “Dios” en todo lo que decimos, no cambiaría nada el discurso que estamos teniendo hoy día sobre tecnología.

Ya lo advertía también Harari cuando nos hablaba de la “religión de los datos” en su Homo Deus, del que ya hablamos en su día aquí.

Ahora, Arbesman nos plantea el concepto de “Overcomplicated” provocado por la innovación tecnológica: un nuevo mundo demasiado complejo… Tan complejo, que ya nos cuesta comprender. ¿Qué implicaciones tiene para nuestro futuro? ¿Para el nuestro como profesionales y para las organizaciones que lideramos?

En mi post de hoy, al contrario de lo que suelo hacer (aquí un link a mis posts), no te propongo soluciones metodológicas para innovar. Más bien, quiero mostrarte la realidad en la que tendrás que gestionar e innovar durante los próximos años: una realidad marcada por la supercomplejidad, que nosotros los humanos estamos construyendo, a través de nuestra forma de “hacer” innovación tecnológica.

Para mí, ha sido apasionante descubrir “Overcomplicated” de Samuel Arbesman. Y quiero compartir contigo algunas reflexiones.

Qué es esto de la complejidad de la innovación tecnológica…


Toyota y sus “accelerating breaks”, Google con la caída del servicio de Gmail, The Vancouver Stock Exchange y el valor errático de su índice bursátil son, todas, historias de organizaciones de referencia que han sufrido diferentes casos de errores tecnológicos (algunas ocurriendo el mismo día), que no son explicables… ¡ni tan solo por los ingenieros que construyeron esas tecnologías! Es más normal de lo que podamos pensar. La lista es interminable y podría dar hasta miedo. Pero no estoy aquí para hacer spoilers al lector.

Pero si para decirte que Alan Turing ya advertía en 1950 que las máquinas podrían estar guardándonos sorpresas para el futuro. Y lo que es peor, ¡solo nos daremos cuenta de esas sorpresas cuando ocurran!

Samuel Arbesman nos cuenta que los humanos, para gestionar un mundo complicado, hemos construido, a través de la tecnología, uno todavía más complejo, creando un mundo que quizás lo es demasiado. Es decir, “Overcomplicated”, básicamente porque nuestra innovación tecnológica se desarrolla mediante los siguientes parámetros:

  • Añadiendo pedacitos de tecnología a la tecnología inicial, porque pensamos que más vale sumar pedacitos que construir de nuevo. Creando un sistema tecnológico que no es comprensible ni gestionable en su conjunto, sino sólo en partes. Es lo que Arbesman llama “Accretion”.
  • Creando relaciones entre partes de sistemas, provocando así que nunca podamos conocer al sistema en su conjunto. Es lo que Arbesman llama “Interaction”.
  • Incorporando siempre a nuestra innovación tecnológica aquellas excepciones que necesitan ser consideradas “common rarities” o rarezas comunes, dado que como grupo pueden llegar a representar un 50% de las situaciones de un sistema (si no los incorporamos, el sistema no funciona porque habría demasiados casos que el sistema no entendería). Así es como esos sistemas se convierten en complejos. Por eso, por ejemplo, Google Translate es todavía una herramienta imprecisa. Porque el lenguaje es sencillamente un sistema demasiado complejo. Esta situación de gestionar las excepciones en nuestra innovación tecnológica es lo que se conoce como el, “Cutting Edge”.

La innovación tecnológica todavía no ha superado la complejidad de algo tan humano como el lenguaje.

Solución 1 ante la complejidad de la innovación tecnológica: fomentar el estudio de la Biología de la Tecnología


Nos dirigimos a una sociedad que depende de la tecnología desarrollada, de la innovación tecnológica de ayer y de hoy, más la de mañana. Y eso significa que para entender aquello que esté ocurriendo mañana, necesitaremos encontrar fallos en los sistemas, porque no comprenderemos de un vistazo a toda la tecnología que estemos analizando.

Eso es lo que hace por ejemplo el Chaos Monkey de Netflix, un software desarrollado para provocar errores en el Sistema operativo de Netflix. La compañía lo utiliza para aprender cómo funciona su software, y así mejorarlo y mejorar a su vez la experiencia del usuario con su interfaz.

No es una obviedad que, como decía Asimov, la Historia de la humanidad se construya más por momentos de “ah, esto es raro…” (es decir, por curiosidad ante la casualidad, como el Dr. Alexander Fleming con la penicilina, por ejemplo), que por momentos de “eureka” (el mito de Arquímedes).

Y es ahí donde encontraremos nuestra salvación: Arbesman defiende que se necesita una biología de la tecnología que catalogue y entienda su evolución, así como científicos de la complejidad para entender sus comportamientos.

¿Pero claro, y los que no somos científicos?

Solución 2 a la complejidad de la innovación tecnologica: impulsar a los polímatas, personas con capacidades en distintos ámbitos


La forma en que educamos a nuestros hijos no está ayudando a comprender la complejidad actual: la especialización radical de nuestro sistema educativo y profesional es tramposa, dado que provoca que nunca vayamos a comprender todo el sistema.

En cambio, se necesitarán también perfiles profesionales generalistas, capaces de conectar múltiples ámbitos de conocimiento, ya que éstos serán más flexibles y capaces de examinar los errores de los sistemas, con el soporte de la biología y el complex thinking.

Necesitamos personas con “T-shaped skills”, esto es polímatas, personas con conocimientos profundos en distintos ámbitos, y con una profunda capacidad para colaborar con perfiles de otros ámbitos. Un perfil que, por cierto, actualmente no se premia en demasía en el mercado laboral (como alguien dijo alguna vez, “era más fácil ser un hombre del Renacimiento en el Renacimiento”). Sólo con estos perfiles podremos no abandonarnos al control de las máquinas.

Por suerte, Paco Bree en la Deusto Business School y unos cuantos otros ya investigan esto de la polimatía, es decir el hombre del Renacimiento en la sociedad de la innovación. ¡Lectura recomendada!

Es decir: sigamos construyendo tecnología compleja que nos sirva para mejorar nuestra calidad de vida, y que podamos entender lo mejor posible mediante una visión panorámica de las cosas, pero también: estudiemos la biología de la tecnología, y eduquemos a profesionales polímatas con habilidades de complex thinking.

Solución 3 a la complejidad de la innovación tecnológica: la actitud necesaria para afrontar un mercado laboral dominado por la tecnología


Arbesman propone una filosofía, un actitud, para que, como profesionales de hoy, afrontemos la sobrecomplejidad, y que nos valdría recordar cada día: “Humility without reverence, curiosity without fear”. Una evolución quizás del “Stay hungry, stay foolish” de Steve Jobs en el florecimiento de Silicon Valley y de los sistemas complejos.

Con Arbesman aprendemos que: la sociedad de la innovación es la de nuestra dependencia de sistemas complejos, y de la necesidad de polímatas para interpretarlos y controlarlos.

Necesitamos profesionales que, aunque no sean tecnólogos, entiendas cómo funciona mínimamente la tecnología que usan, y que evidentemente la sepan utilizar.

Parece obvio que la tecnología y los datos son la nueva religión del siglo XXI. Yo leo a Arbesman y solo me pregunto: ¿cómo gestionaremos psicológicamente un mundo en el que la mayoría de nosotros no entendemos “nada”? ¿En el que todo depende de algo no comprendido? ¿Cómo seremos capaces de “aportar”? ¿Qué rol jugará (si es que ese rol es necesario) el responsable de innovación en las organizaciones en este entorno tan complejo?

Pero eso ya es carne para otro post, seguro.

Y esta es la canción que sonaba al acabar el libro… porque para disfrutar de buena música, no nos hace falta comprender la innovación tecnológica que nos permite escucharla!: ”High and dry” de Radiohead:
https://www.youtube.com/watch?time_continue=105&v=7qFfFVSerQo

¡Hasta la próxima, innovadores!

Latest posts by Ignasi Clos (see all)



Escrito por Ignasi Clos
10 abril, 2018

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.
Ignasi Clos en LinkedIn:
Partner & Open Innovation Consultant at Induct The Open Innovation Company
Induct The Open Innovation Company
University of Deusto
Barcelona y alrededores, España
https://www.linkedin.com/in/ignasiclos/
https://twitter.com/Ignasiclos


Licencia:
No especificada.

------------------------

Fuente: Sociedad de la Innovación

Imagen: Innovation survive.jpg

Del mismo autor:

Ignasi Clos:

Artículos relacionados: