2005-07-10

Denunciamos grave amenaza ambiental en Villarrica

Denunciamos grave amenaza ambiental en Villarrica

Planta de Tratamiento de Aguas Servidas que se construirá en Putúe contaminará el Río Toltén con compuestos químicos de hierro similares a los que se vertieron en el Río Cruces. Expertos ambientalistas dicen que “No nos merecemos este Tratamiento”.

Por Manuel Gross Osses

Enorme preocupación existe entre los ecologistas y expertos en medio ambiente de Villarrica a raíz de los antecedentes que se han conocido en los últimos días respecto a los detalles de la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de Villarrica, que se construirá en los terrenos de la comunidad mapuche de Putúe, ubicada a 2 kilómetros de esta ciudad.

Entre los datos más significativos que se han recopilado hasta el momento, figuran los costos efectivos de construcción de la planta de tratamiento de Pucón y el costo proyectado de la planta de Villarrica. En el primer caso, para una cantidad de habitantes en Pucón, que es menos que la mitad de los habitantes de Villarrica, esa Planta tuvo un costo total de 2500 millones de pesos. Curiosamente, para una cantidad de habitantes que es mucho más que el doble que Pucón, la Planta de Villarrica tendrá un costo de solamente 1700 millones de pesos.

Esa tremenda diferencia de costos indica claramente que de una u otra forma Villarrica tendrá una Planta de Tratamiento de Aguas de una calidad muy inferior a la planta que existe en Pucón que hasta el momento no ha producido ningún problema ambiental. La pregunta que deben responder las autoridades regionales y los ejecutivos de la empresa Aguas Araucanía es: ¿Por qué se nos da un trato discriminatorio a los habitantes de Villarrica construyendo una Planta de inferior calidad que las que se han construido en el 95% del resto del país?.

Pero también hay autoridades nacionales que deben responder por qué razón no se está respetando el Plan de Desarrollo que la empresa privada se comprometió a cumplir cuando hubo el proceso de privatización de la empresa estatal ESSAR. En dicho Plan de Desarrollo se comprometió la construcción de una planta que cumple con los estándares mínimos internacionales, que es una planta que usa un Tratamiento Biológico con Lodos Activados que permite efectivamente que las aguas tratadas se devuelven en forma pura al medio ambiente.

Sin embargo, los antecedentes manejados por los expertos, extraídos de fuentes oficiales que están disponibles en Internet, señalan que la planta que se construirá es solamente una Planta de Tratamiento Primario, donde no habrá tratamiento biológico de los desechos orgánicos, sino que, en cambio, habrá un tratamiento con cloro (prohibido en muchos países por sus efectos cancerígenos) y un posterior tratamiento que introduce sustancias químicas, entre las cuales está el cloruro férrico que finalmente se verterá al Río Toltén, produciendo en el mediano plazo los mismos desastrosos efectos que en el Río Cruces.

Una Planta de calidad correcta para Villarrica debería costar unos 6000 millones de pesos, pero solamente se piensa invertir unos 1700 millones. Siendo ampliamente conocida la importancia turística y económica del Río Toltén, desde el lago Villarrica hasta el mar, nada hay que justifique el ahorro de costos que se quiere hacer con la nueva planta.

Diversos personeros defensores del medio ambiente y preocupados por el desarrollo futuro de la zona lacustre están organizando un Grupo de Trabajo para exigir formalmente, en todas las instancias de decisión, que la Planta que se debe construir sea de la calidad necesaria para conservar el medio ambiente y no una planta contaminadora.

Finalmente, hacen un llamado a todos los ciudadanos a mantenerse alertas y a incorporarse a las acciones de protección del Río Toltén cuando sean convocadas y, especialmente, a participar activamente en los Grupos Temáticos del Medio Ambiente que se organizarán durante la formulación del Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO) de Villarrica.

Manuel Gross Osses
Villarrica, domingo 10 de julio de 2005