2006-03-03

Comienzan las reivindicaciones de la mujer

El 8 de marzo se conmemora la tragedia ocurrida en Nueva York el año 1857 cuando más de un centenar de obreras de un sindicato que reclamaba una jornada de sólo 10 horas murieron calcinadas en el incendio de una fábrica textil que estaba con sus puertas cerradas con llave.


Tradicionalmente este fin de semana comenzaba el festival de homenajes del Día Internacional de la Mujer, donde en cada ceremonia oficial había unanimidad en la creación de un ambiente de alegría, de premiaciones y de satisfacción por los logros alcanzados por las más destacadas mujeres de nuestra comuna, región o país. Se les regalaba tarjetitas y florcitas, diplomas a las mejores funcionarias, se publicaban elogiosos artículos en la prensa, la tele se llenaba de “notas” y de reportajes y programas especiales dedicados a la “reina de la casa”...

Todo lo anterior estaba muy bien y mucha gente participaba gustosamente, aunque debió haber una mayor cantidad de actos de merecida celebración donde concurrieran además las mujeres que hoy en día todavía están al margen de esta conmemoración y que indudablemente son una mayoría.

Porque detrás de las conmemoraciones hay una amarga realidad que no ha cambiado ni una pizca con este tipo de “actos”. El empresario que premió a su mejor trabajadora siguió pagándole menos sueldo que a los hombres, el jefe machista siguió acosando sexualmente a sus subalternas. El cavernario siguió impunemente maltratando a su mujer y abusando de sus hijas. La carencia de salas cunas y guarderías infantiles siguió impidiendo que la mujer se incorporara a la fuerza laboral o que completara su educación.

Pero ahora, ¿Quién homenajeará a la mujer temporera?, ¿A la sacrificada dueña de casa?, ¿A las empleadas domésticas?, ¿A las dependientes de tiendas comerciales?. Son mujeres las que sustentan y dinamizan a importantes organizaciones estatales y de la sociedad civil, pero ¿Dónde estarán los homenajes a las dirigentes sindicales?, ¿A las dirigentas de los Centros de Padres y Apoderados?, ¿A las dirigentas de las Juntas de Vecinos?, ¿A las microempresarias?, ¿A las mujeres jefas de hogar?.

La respuesta es que no basta que las mujeres se acicalen para asistir a los simpáticos actos preparados por los varones, porque el Día Internacional de la Mujer, que se había convertido en una especie de Día de San Valentín colectivo, a partir del próximo 8 de marzo de 2006 deberá ser muy distinto por su combatividad, porque será el comienzo de la lucha por las reivindicaciones femeninas, con profundas esperanzas de cambios reales, debido a que la presidenta de Chile ahora es una mujer y a que la mitad de las principales autoridades de gobierno serán también mujeres.

Por Manuel Gross Osses
Villarrica, viernes 3 de marzo de 2006


Esta es una actualización del artículo publicado en el diario El Correo del Lago, de Villarrica, el viernes 4 de marzo de 2005 y que además todavía está en línea en http://spaces.msn.com/grossman077/blog/cns!6B0E01EA54CB0A98!200.entry