2005-04-15

Los desafíos del sector turismo

Los desafíos del sector turismo

¿Alguna vez veremos un “Plan Estratégico de Turismo” patrocinado por alguna institución con reales capacidades y recursos para llevarlo a buen término?

Por Manuel Gross Osses

La incorporación de Chile al MERCOSUR ha permitido un creciente flujo de importación de productos agropecuarios a menor costo, posibilitado por la paulatina reducción de los aranceles aduaneros que llegarán a un nivel cero en los próximos años, generando una fuerte crisis en la ganadería y cultivos tradicionales de esta parte de La Araucanía.

La lógica y esperada respuesta de los actores involucrados es la innovación en cultivos no tradicionales, la producción de carnes exóticas, la salmonicultura y otros rubros especializados de alto precio en los mercados externos.

Sin embargo, todo lo anterior no es suficiente para generar empleo en la cantidad y calidad requeridas por la creciente población de la zona lacustre. En Villarrica, en particular, y coincidiendo con los planes estratégicos de desarrollo regional, hay un amplio consenso en que el futuro de la comuna debe estar sustentado por el Turismo (en mayúsculas).

Pero este consenso sólo se traduce en innumerables declaraciones de buenas intenciones, proliferación de corporaciones de desarrollo y abundancia de expresiones “políticamente correctas” acerca de la importancia de la actividad turística. Fuera de eso, es poco o nada lo que se sabe de las actividades concretas de las instituciones responsables o comprometidas con el tema.

Frente a las conocidas falencias como la extremada estacionalidad del flujo turístico y la aparente falta de normalización de las actividades de pesca deportiva, hospedajes y arriendo de cabañas, además del poco atractivo estético de la ciudad, no hay indicios de iniciativas para aprovechar las oportunidades que poseen algunos de los atractivos naturales de la comuna, como el volcán Villarrica por el sector de Huincacara, el balneario de Licán Ray (para muchos el lugar más bello de Chile), los bosques ubicados al norte del Lago Villarrica, el río Toltén, etc.

Posiblemente sea más fructífero en el corto plazo no enfatizar tanto en la búsqueda de una inefable “identidad” villarricense, sino que concentrarse en buscar un “nicho” de actividad (en el sentido ecológico de la palabra) que utilice los recursos humanos y de infraestructura, no tanto para intentar competir, sino que complementarse con un Pucón que tiene atractivos naturales de prestigio internacional que atrae turista a toda la zona lacustre, incluyendo a Villarrica, como fue muy notorio en el reciente verano 2005.

¿Alguna vez veremos un “Plan Estratégico de Turismo” patrocinado por alguna institución con reales capacidades y recursos para llevarlo a buen término?