2011-10-20

Pensamiento positivo: Charlatanes, pseudopsicólogos y la felicidad.

(Recuperado desde Bligoo, QEPD)

Charlatanes, pseudopsicólogos y la alquimia de la felicidad 

Por Virginio Gallardo 
Supervivencia Directiva 

Para muchos el éxito a la hora de acometer nuevas etapas vitales y nuevos proyectos está relacionado con tener un pensamiento positivo. Para otros hablar de pensamiento positivo es poco menos que un fraude, palabras relacionadas con falsos gurús, estafadores, ñoños y pseudopsicólogos que viven de la ignorancia de los demás.



Pero lo cierto, es que tu cerebro te engaña muy a menudo, no esta diseñado para ser objetivo -tus percepciones son muy subjetivas- te hace percibir la realidad en función de mecanismos que desconocemos ¿Si miras la realidad de forma positiva te hará ser más eficaz en la consecución de tus logros personales? ¿Es algo sobre lo que puedes intervenir y aprovechar para tu desarrollo personal y profesional o para mejorar tu liderazgo?

La pseudopsicología y los profetas de lo absurdo

Como si se tratase de una campaña comercial cientos de blogueros, twitteros, libros y demás personajes mediáticos nos bombardean con mensajes muy simples, casi absurdos, llenos de palabras espirituales, transcendentes y sugerentes, que te incitan a pensar que el éxito profesional está en tus manos, sólo basta con desearlo para conseguirlo, sólo basta con tener sueños para que se hagan realidad.

Son muchos los que llaman farsantes y “telepredicadores“ a coachs y demás personas que se dedican a dar estos mensajes cuya intención es cambiar el estado de ánimo de las personas sobre ciertos aspectos de su vida para lograr con ello hacerlos más eficientes en la consecución de sus logros mediante palabras “bonitas y transcendentes”

Algunos críticos van mucho más allá, en el libro Barbara Ehrenreich, Bright-Sided: How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America , un alegato contra el pensamiento positivo, recientemente publicado,  incluso llega a decir que el “pensamiento positivo es un sistema de control social” pues:

-”hace sentir culpables a los pobres de su pobreza, a los enfermos de su enfermedad y a las víctimas de despidos corporativos por su incapacidad para conseguir trabajos…
- las iglesias sermonean el “gospel de la prosperidad” alimentado la esperanza del pobre …”

Si. A estas personas más críticas les parece absurdo poder cambiar la situación de determinados colectivos o pueblos con condiciones miserables con palabras esperanzadoras,… A otros les parece casi detestable y perseguible.

A estos nuevos profetas de lo ñoño, de lo dulce, de lo absurdo positivo se les crítica que se basan en conceptos psicológicos no probados, disfrazados en pseudociencia y que desde la psicología científica sus premisas tienen el mismo valor que la religión.

Y lo cierto es que buena parte de estos nuevos profetas parece dudoso que obtuvieran un aprobado en psicología básica (y algunos incluso el aprobado de ESO, también,…)

Pensar positivamente sobre el futuro es aparentemente una estrategia poco creíble para tener éxito,… y demasiado simple para algo demasiado importante y difícil de controlar.

Probablemente tú, como todos soñamos con cosas que no conseguimos y el hecho de ser más realista, menos positivo o más pesimista no parece que sea una variable clave sobre la que podemos intervenir fácilmente. ¿Cómo puede un señor semidepresivo cambiar su carácter o pensar en positivo? ¿Realmente puedes cambiar tus percepciones y podemos decirle a nuestro cerebro que debe pensar y con qué filtro debe ver las cosas?
.
Formulas alquimístas y cosas de psicólogos 

Lo que despisto a muchos es que Martín Seligman, un psicólogo de esos que nadie duda de su marchamo, de científico muy conocido por sus teorías como la “indefensión aprendida”, nada menos que cuando ocupaba la presidencia de los psicólogos americanos (la meca de la “ciencia más científica”) le diese de pronto por crear una corriente denominada “psicología positiva” y escribir libros que hablaban de estos temas aunque con una elevada complejidad.

Y lo increíble es que Psicólogos de medio mundo hayan comenzado a hablar de la psicología positiva, entre los españoles destaca Gonzalo Hervas y Carmelo Vazquez que han actuado cómo editores en dos libros básicos:  Psicología Positiva Aplicada y la Ciencia del Bienestar.

Intentar explicar de qué depende el éxito en realidad no es tan fácil, ni leyéndose varios libros muy sesudos. Los esquemas que intentan sistematizarlo parecen por su complejidad formulas de alquimistas en búsqueda de la felicidad.

La idea de fondo de estos autores que reflexionan sobre el éxito en determinadas tareas depende de nuestra capacidad de hacer planes y de nuestra constancia/perseverancia pero esto depende de nuestra motivación. Pero, ¿de que depende tu motivación ante una situación?, Bandura, el propio Seligman y muchos otros autores nos han hablado de las motivaciones y atribuciones.

Para ver la relación entre el positivismo y la motivación (que es la base que nos permite hacer planes, la constancia y todo lo demás…) os explicará una de las más simples de estas formulas alquimísticas: la teoría de la expectancia de Vroom.

La motivación se expresa como el producto de tres factores Motivación = V x E x M

Valencia. Es la inclinación, la preferencia para recibir una recompensa.
Expectativa. Es una relación entre el esfuerzo realizado y el desempeño obtenido
Medios. Es la estimación que posee una persona sobre la obtención de una recompensa.

Según este autor la Expectancy o expectativa depende tu nivel de confianza sobre lo que eres capaza de hacer, que a su vez depende de tu experiencia pasada, de cómo calculas tus probabilidades de éxito. De la convicción que posees de que el esfuerzo depositado en tu trabajo producirá el efecto deseado. Las expectativas dependen en gran medida de la percepción que tengas de ti mismo: autoeficacia o autoconcepto…

Los Factores que influyen en las expectativas dependen de las capacidades y competencias, pero también de rasgos de la personalidad difíciles de modificar entre los que estaría la capacidad de ser positivo. Es decir si con independencia de tu experiencia pasada (que es quien determina realmente la expectativa) por otras variables cómo puede ser tu estado de ánimo, de tu capacidad de ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío, esto podría hacer que tus expectativas fueran más elevadas.
.
                                                

La conclusión desconcertante es que el efecto optimismo incluso puede funcionar como el efecto placebo, este se produce cuando un enfermo mejora o incluso se cura, tras haberle suministrado un tratamiento sin ninguna fundamentación terapéutica. No es otra cosa que aprovechar una expectativa o pensamiento positivo del enfermo, que le condicionará hasta tal punto de tener un efecto terapéutico positivo y demostrable en su enfermedad. Este es el poder de nuestros pensamientos.

Desde esta perspectiva, la conclusión sería pensemos en positivo, engañémonos con un futuro mejor y movámonos en esa dirección, …si podemos… Por ello, si los profetas de lo positivo, con sus mensajes simples, te pueden ayudar a ver el vaso medio lleno ¡felicidades¡ Es más probable que te ocasionen beneficios que prejuicios.

Si eres como yo poco amante del mensaje simple pues es mejor que analices los elementos de la fórmula alquímica y que busques otros elementos que te ayuden a dar seguridad en los planes que realizas para obtener esa dosis de optimismo necesaria para la verdadera clave del éxito que es la motivación, denominada también esfuerzo o perseverancia.

El estudio de la motivación y la emociones, de como aprendemos de nuestra realidad en bases al filtro de nuestro cerebro, de nuestras atribuciones, está dando pasos agigantados en las dos últimas décadas. Son cada vez los psicólogos que se hacen preguntas en estos campos y los que intentan desarrollarlas, cada vez podrás encontrar más documentación.

Antes que realices está búsqueda te adelanto que uno de los elementos básicos de esta fórmula que deberás buscar es lo que se denomina motivación intrínseca de tus objetivos y que los “Pseudoprofetas de lo Simple” y “de la autoayuda” rápidamente llenan de autotranscendencia y de grandes palabras como felicidad: “haz algo en lo que creas”, “lucha por lo que sientes” , “haz el trabajo de tu vida y no trabajarás”,…

Lo más desconcertante es que de nuevo psicólogos (muy, muy serios, ya sabes esos que están en la cuna de la ciencia, Harvard…) están poniendo el foco en este tipo de cuestiones que tiene que ver más hacer con favorecer el desarrollo de las capacidades humanas de forma que estas tengan más sentido. Grandes psicólogos cómo Seligman y Csikszentmihalyi, Sheldon o King, especialmente, desde corrientes cómo la Psicología Positiva hablan directamente de la felicidad. Una de las teorías más conocidas la teoría de Flow.

Esto tiene profundas implicaciones en el directivo, desde estas perspectivas un líder es básicamente un gestor de las motivaciones de los demás para obtener el máximo rendimiento del alma humana por ello debería plantearse desde como define los estándares y metas, a cómo configura las expectativas y cómo busca la parte intrínseca de las personas, eso que algunos denominan la parte trascendente de sus colaboradores.

Si esto te angustia o te pone nervioso por que odias todo lo que suena a autoayuda siempre puedes volver a leer Barbara Ehrenreich “azote de la autoayuda” que dice que debido a la nefasta “infiltración del pensamiento positivo” …se piensa que el  liderazgo de los altos ejecutivos están ahí para inspirar a la gente y crear misticismo y que encuentras cada vez más CEOs reuniéndose en rituales y ceremonias místicas,… que compara con rituales indígenas ancestrales….. ¿hasta dónde está llegando la influencia de los charlatanes?  o ¿quizás estén tocando aspectos básicos de las personas?

Probablemente lo que este pasando es que debajo de algunos de los mensajes de autoayuda casi absurdos y místicos se escondan muchos mecanismos psicológicos que nos ayuden a mejorar nuestro rendimiento, pero se hace de forma tan simplificadora que  muchos lo rechazan intelectualmente por su falta de credibilidad. E incluso salen perjudicados todos aquellos psicólogos más serios y más científicos que sólo pretenden mejorar nuestro bienestar.

Marzo 7, 2010 — vgallardo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

……………………………………………….

Fuente: Supervivencia Directiva  
Imagen 1: Magical thinking   
Imagen 2: Cerebro abierto