2013-12-28

En el mundo real: Optimismo peligroso versus Pensamiento Positivo útil.

(Recuperad desde Bligoo, QEPD)


Optimismo versus Pensamiento Positivo.

Por Rubi Torres Reyes.
Ciencia, Tecnología y Deportes.
Optimism-2.jpg
En el mundo real: Optimismo peligroso versus Pensamiento Positivo útil

Hay dos tipos de pensamiento positivo. Puede ser optimista acerca de lo que piensa o puede ser positivo sobre lo que piensa. Lo uno es útil y lo otro peligroso. Desafortunadamente, la diferencia entre los dos es con frecuencia sutil y con dificultad alguien puede manejarla directamente.



Optimismo - Pensamiento Positivo Peligroso


El optimismo es creer que las cosas cambiarán para bien, aunque las evidencias digan lo contrario. El problema con esta clase de pensamiento es que le aleja de la verdad. Y cuando se aleja de la verdad de la situación tomará decisiones pobres y conseguirá resultados magros.

Considere los siguientes casos de optimismo peligroso:

  • Seguir fumando porque cree que no contraerá cáncer al pulmón.
  • Seguir con una relación rota porque considera que de manera mágica mejorará.
  • Trabajar hasta el día de su muerte en una compañía porque apuesta a una improbable promoción.
  • No ahorrar para su retiro porque cree que se ganará la lotería.

Es obvio que, en estos casos, creer que pasarán cosas buenas evitarán que haga mejoras en su vida. El optimismo sin fundamento es peligroso.

A pesar de estos ejemplos, mucha gente (y muchos autores) argumentan que existen beneficios en engañarse al pensar que le sucederán cosas buenas. Esto ha creado mucha confusión sobre el pensamiento positivo y, en mi opinión, mucho de cinismo hacia el movimiento de auto-ayuda.

Con frecuencia se cita los siguiente ejemplos:

  • Creer en usted cuando nadie más lo hace, pueden empujarlo a alcanzar grandes cosas.
  • El optimismo le puede ayudar a continuar comprometido en una meta cuando no hay refuerzos externos.
  • La fe en sus acciones le pueden ayudar a salir de fallas desalentadoras.

En estos casos, estoy de acuerdo, el optimismo puede ser útil. El problema es que es imposible separar el optimismo genuinamente útil del optimismo peligroso. Una mentira es una mentira, no importa como le de la vuelta.

Una mejor perspectiva a adoptar es una que le muestre la verdad de la situación pero que le motive a trabajar duro. A continuación algunas perspectivas honestas pero que le mantendrán en el camino:

  • Es mejor intentar y fallar que no intentar. Helen Keller tiene una gran cita que enmarca la decisión que enfrentamos de manera perfecta, "la vida o es una aventura audaz o es nada. Mantener nuestras caras orientadas al cambio y comportarnos como espíritus libres en la presencia de la fe es una fortaleza invencible."
  • Aprendemos de las fallas, no de los éxitos.
  • El propósito de tener metas es motivar a la acción. Tener metas no se trata de éxitos, se trata de sentirse inspirado y actuar. Aunque el éxito no esté cercano, puede todavía trabajar, sabiendo que su meta le ha servido a su propósito.

Éstas son unas pocas perspectivas, pero hay incontables más. El punto es que no necesita mentirse para mantenerse motivado. La visión realista de la situación debería empujarle a tomar las mejores decisiones. La razón para que esto pase está cuando cultiva una genuina buena forma del pensamiento positivo.

Actitud Positiva – El Pensamiento Positivo Útil


El optimismo es el pensamiento positivo sobre las cosas que pasarán. La actitud positiva, por otro lado, es ser positivo en la manera como piensa sobre las cosas. A diferencia del optimismo, una actitud positiva no invita falsedades. No pide que abandone sus capacidades de razonamiento para la toma de decisiones. Debido a que una actitud positiva se alinea con la verdad de la realidad, puede ser tan positivo como quiera sin los peligros de la sobre-confianza o arrogancia.

Para explicar la diferencia entre actitud y optimismo usaré un ejemplo. Digamos que usted no es saludable. Aunque esto parezca un hecho frío, existen algunas maneras de poder representarse esto internamente:

  1. Voy a morir.
  2. No soy saludable.
  3. Tengo un problema con la dieta y el ejercicio.
  4. Tengo que cambiar algunos hábitos
  5. Tengo el desafío y la oportunidad de incrementar la calidad de mi vida.

Todas son verdad. Puede no mirar a cada una de esas oraciones y no estar de acuerdo si está fuera de forma. Sin embargo, no puede pensar esos patrones de manera simultánea. Solo puede pensar una perspectiva a la vez. Una actitud positiva trata sobre el cultivo de perspectivas que son más útiles para la generación de cambios.

El optimismo le engañaría sobre los resultados. Proclamaría que no sufriría por su mala salud o que en realidad no está con salud deteriorada. También podría creer que cambiar el estado de su salud sería fácil (y rendirse rápidamente cuando se complique). Una actitud positiva no comete ese error.

Cómo Cultivar una Actitud Positiva Sin Mentirse


Conseguir una actitud positiva es ganar nuevas perspectivas. Mientras más perspectivas tenga a su disposición, más elecciones tiene para representar una situación. Una razón por la que leo muchos libros es para cultivar perspectivas adicionales. A veces la perspectiva no es útil, en cuyo caso la desecho. Otra veces, la perspectiva me ayuda a ver a través de uno de mis pésimos patrones de pensamiento.

Una actitud positiva es como tener muchas herramientas en su taller. Cuando se presente algún problema, tiene muchas herramientas diferentes para arreglarlo. No se trata de mentirse diciendo que no hay problema alguno, se trata de tener más que un martillo y un clavo para solucionar todo.

Encontrar Patrones Útiles


Si no tiene una actitud positiva, existen dos causas posibles:

  1. No tiene herramientas suficientes.
  2. Está demasiado familiarizado con un juego de herramientas ineficaces.

En el primer caso, necesita salir y encontrar más herramientas. Si todo lo que tiene es un martillo, busque desarmadores, brocas y llaves inglesas. Esto puede hacerlo con la lectura de una gran variedad de libros de diferentes autores. El unirse a una nueva organización también inyecta nuevos patrones de pensamiento, como lo hace las reuniones con nueva gente y nuevas culturas.

Si el problema es el segundo caso, tiene que forzarse a pensar desde un nuevo juego de herramientas. Podría ver a cada problema como irresoluble salvo la intervención directa de la suerte o de un alto poder. Ésto podría ser útil en algunos casos, pero a menos que se entrene para pensar con otro juego de herramientas (algunas que son más independientes) se estancará en muchas situaciones.

El valor de un juego de herramientas se define por su utilidad. Su actitud debería ser siempre precisa para evidenciar la disponibilidad. Cualquier herramienta, aunque sea útil temporalmente, que le lleve a mentir es muy peligrosa. Sin embargo, inclusive para las herramientas precisas, existe un gran rango en el nivel de utilidad de cada una.

Una perspectiva es útil si:

  1. Le da más poder.
  2. Le enfoca en una parte practicable del problema.
  3. Le hace entusiasta.

La cita de Helen Keller que mencioné antes es un gran ejemplo. Al decir que la vida o es una aventura audaz o es nada, contrasta esta útil actitud con la perspectiva más común y derrotista de la vida.

El pensamiento positivo no es sobre lo que piensa sino sobre como piensa. Si es optimista con sus resultados, a la larga se alejará de la realidad hacia la auto-decepción. Si es positivo con su actitud, tomará decisiones realistas que le inspirarán a seguir adelante.

17 de diciembre de 2008

Acerca del Autor:

Rubi Torres Reyes
Trabajo en Edimprés S.A.
Vivo en Quito, Ecuador

Licencia:

Creative Commons License
http://creativecommons.org/licenses/by/3.0/ec/

--------------------------------

Fuente: Ciencia, Tecnología y Deportes 
Imagen: Optimism