2017-09-11

La paradoja de la experiencia: Una barrera y una ayuda a la innovación.

¿Sirve de algo la experiencia para innovar?. 

Por Juan Pastor Bustamante. 

Repensadores.

innovation-&-expertise.jpg
La paradoja de la experiencia: Una barrera y una ayuda a la innovación

“Si sigues haciendo lo que siempre has hecho, obtendrás el resultado que siempre has obtenido”. Esta frase la hemos oído y leído hasta la saciedad quienes estamos en esto de la innovación.


Encierra mucha verdad, pero también enmascara otra cuestión: ¿es o no necesaria la experiencia en innovación?

Contar con abundantes conocimientos y práctica en una materia plantea un serio dilema a la hora de innovar. El dominio de algo es un requisito necesario para la innovación y, al tiempo, esa maestría tiene un impacto negativo adverso. ¿Puede resolverse esa paradoja? ¿Sirve de algo la experiencia para innovar?

“It is the paradox of expertise. You can’t innovate with it. You can’t innovate without it”

A medida que envejecemos, nos hacemos más conservadores. Y ¡ojo! No hay nada malo en hacerse mayor, como es lógico. La edad nos trae sabiduría… pero también otros rasgos que no son tan positivos para la innovación. Y ocurre de forma similar en las empresas.

Cuanto mayor es la inmersión en un campo o una actividad, o cuando mejor es el resultado de una empresa, más difícil se hace ver nuevos patrones, nuevas perspectivas, nuevas posibilidades.

Cynthia Barton Rabe, autora de “The Innovation Killer” (tristemente fallecida en 2011 tras ser atropellada por un conductor que se dio a la fuga), lo explica así:

“When it comes to innovation (….) the same hard-won experience, best practices, and processes that are the cornerstones of an organization’s success may be more like millstones that threaten to sink it. Said another way, the weight of what we know, especially what we collectively ‘know,’ kills innovation…. Why can knowledge and experience be so lethal to innovation? Because when we become expert, we often trade our ‘what if’ flights of fancy for the grounded reality of ‘what is”

Si hoy hojeáramos un periódico (en papel), encontraríamos ejemplos clarísimos: ¿Por qué Sears no domina las ventas online y Amazon se ha convertido en la estrella del sector? ¿Por qué ninguna de las grandes compañías automovilísticas ha creado un coche como el de Tesla?

Como atestigua el profesor Gary Dushnitsky de London Business School, “Es difícil ver más allá de aquello en lo cual has tenido éxito durante los últimos 15 o 20 años”

No siempre ocurre así. Hemos trabajado con personas al final de sus carreras con ganas de cambiar las cosas e innovar; y también encontramos a algunos jóvenes con muchos miedos a salir de lo convencional. En las empresas con una cultura innovadora encuentran fórmulas para que el conocimiento y la experiencia no supongan un freno, sino un estímulo a la innovación.

La cultura interna es clave en este contexto. Tony Dávila, autor de “La paradoja de la innovación”,  lo explica con claridad:

“Una cultura que confíe en toda la gente de la empresa. Las empresas tienen sentidos y materia gris en cada persona que trabaja en ellas. Hay que aprovecharlas para que hagan un seguimiento del entorno para identificar espacios de innovación y para que analicen cómo aprovecharlos”

Porque la experiencia también contribuye a la innovación, al menos en tres aspectos clave:

Conocimientos técnicos:
Los innovadores necesitan entender a fondo los principios de su especialidad, y para eso hace falta experiencia y conocimientos técnicos. En tecnología, parece más que evidente. Pero también deberían ser capaces de hacerse preguntas como: ¿qué sabemos de esto que nadie más sepa? Si hay un problema, la innovación puede venir de algún insight nuevo o de una nueva forma de enfocar la solución.

Intuición:
Los profesionales experimentados desarrollan un grado de intuición que les permite, muchas veces pero no siempre, saber si algo está bien o está mal con mucha rapidez. Casi al instante. Lo huelen. Entonces han de aprender nuevas técnicas, nuevos conocimientos, trabajar en otra cosa.

Capacidades y limitaciones.
Ser consciente de cuáles son las fortalezas y debilidades propias es una especie de autoeficacia que permite valorar mejor los riesgos.

Por eso, tan importante como disponer de un equipo experimentado y con suficientes conocimientos es que muestre una actitud correcta y buena disposición para ir… ¡a por ello!

Aquí, las empresas tienen mucho que aportar si:

  • dan tiempo, espacio y recursos a intraemprendedores más jóvenes.
  • se aseguran de que los profesionales con más experiencia sepan que han de dar resultados hoy y que tienen la responsabilidad de mantener su espíritu innovador vivo.
  • recurren a procesos de mentoring que emparejen a jóvenes impacientes con profesionales senior más experimentados, de forma que puedan guiarlos (no dirigirlos), mientras que los segundos conservar su “espíritu juvenil”.
  • promueven la posibilidad de adquirir nuevos conocimientos, inspirarse en otras empresas o sectores o aprender colectivamente.
  • introducen lo que Cynthia Barton Rabe llama Zero Gravity Thinkers: “outsiders with specific characteristics who, when immersed in a challenge with a team´s experts, can help stimulate innovation by disrupting GroupThink and ExperThink”

El problema es que muchas empresas, al incorporar expertos de toda índole, relegan a los generalistas intuitivos, a los novatos creativos o incluso a aquellos expertos no relacionados con el interés momentáneo a un papel secundario, y desaprovechan su capacidad de innovar.

La solución a esta paradoja, como a muchas otras cosas, está en el equilibrio. Por último, recuerda:

“El mayor obstáculo para el descubrimiento no es la ignorancia – es la ilusión de conocimiento. –Daniel J. Boorstin

Este es el último post antes de que nos tomemos unas merecidas vacaciones en el blog. Volveremos el 1 de septiembre. ¡Nos vemos entonces! ¡Disfrutad!

Sobre Repensadores

Repensadores te presta apoyo para repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. Estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores o llámanos al +34 669 579 869

por Repensadores
Jul 28, 2017

Juan Pastor Bustamante:

Más de 15 años de experiencia en el mundo de la creatividad e innovación. Ha trabajado en la empresa privada, la administración pública y el tercer sector. Siempre en puestos directivos, ha liderado y facilitado equipos para la puesta en marcha de organizaciones, productos, servicios y desarrollo territorial.
Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense de Madrid.
Ha publicado con la editorial ICEX el libro ”Creatividad e innovación: factores clave para la gestión e internacionalización”.
Juan Pastor Bustamante:
CEO Repensadores S.L.
 Madrid y alrededores, España.
 Consultoría de estrategia y operaciones.
Actual: Repensadores S.L, Escuela de Organización Industrial EOI, Asociación para la Creatividad.
Anterior: Universidad Politécnica de Madrid, Barrabes.Biz, Fomento de Iniciativa Joven (Presidencia Junta de Extremadura).
Educación: Universidad Complutense de Madrid.
es.linkedin.com/in/Juanpastorbustamante

Licencia:
No especificada.

---------------------------

Fuente: Repensadores

Imagen: Innovation & expertise


Del mismo autor:

Juan Pastor Bustamante:

Artículos relacionados: