2012-04-06

Economía Conductual: Reseña de "Thinking fast and slow" de Daniel Kahneman.

(Recuperado desde las ruinas de Bligoo, QEPD)

bad_-_good.jpg“Thinking fast and slow” de Daniel Kahneman

Por José Sánchez-Alarcos Ballesteros 

Factor Humano 


Daniel Kahnemann es el primer psicólogo que consigue un premio Nobel y la lectura de este libro, “Thinking fast and slow”, daría para pensar que puede que hubiera motivos para ello. Pongámoslo primero en contexto:


Desde el ámbito de la economía, siempre se ha afirmado que el actúa de modo racional y buscando siempre el mayor interés. Esta de homo oeconomicus, conocida en el ámbito sajón simplemente como econ es, en ultima instancia, la que justifica el concepto liberal de organización social que, muy reducido, vendría a decir algo así como “Señor Gobierno; métase en sus asuntos, déjeme decidir y encárguese sólo de garantizar que las reglas son las mismas para todos”.

Una vuelta de tuerca o, si se prefiere, una modernización del concepto econ apareció con textos como Freakonomics y otros similares aparecidos en la misma época. En estos casos, los autores mostraban cómo conductas que parecían no responder al patrón del econ resultaba que, en última instancia, sí respondían porque se trataba de situaciones donde la de refuerzos no era evidente. Era la falta de visibilidad del refuerzo lo que llevaba a atribuir irracionalidad a una conducta que era perfectamente coherente.

En paralelo con esta , había otra discusión bastante generalizada: Hasta qué era posible convertir la racionalidad del econ en algoritmos que permitiesen su procesamiento por una máquina haciendo que ésta pudiera tomar decisiones equiparables si no mejores que las tomadas por una persona. Esta discusión se ha abierto en dos líneas principales a las que, por darles algún nombre, podríamos denominar “centradas en el procesador” y “centradas en el proceso”.

Las “centradas en el procesador” han tratado, sobre , de mostrar la existencia de capacidades humanas imposibles o extremadamente difíciles para una máquina. Algunas capacidades son de físico como, por ejemplo, atrapar una pelota al vuelo mientras que otras son de tipo mental e implican una capacidad de proceso paralelo inaccesible a una máquina, si bien es cierto que la rapidez en el procesamiento secuencial a veces es un buen sucedáneo.

Las “centradas en el proceso” han tratado sobre la información que añadimos a cada decisión y que nos hacen tomar cualquier decisión con una cantidad de datos mucho mayor de la que normalmente introduciríamos en un algoritmo. Éstas son las que han dado lugar a que se hable de conceptos como intuición o procesamiento heurístico y han tenido numerosos defensores que mostraban situaciones de decisiones sencillas para una persona pero no tanto para una máquina, precisamente por todos los contextuales que había en la decisión.

Es en este punto donde entra Kahneman:


La idea central de Kahnemann podría resumirse en que el funcionamiento del econ no describe cómo son realmente los mecanismos conductuales porque, efectivamente, hay un procesamiento heurístico. Sin embargo, ese procesamiento heurístico que nos puede haber dotado de una de ventajas evolutivas, también introduce un conjunto de sesgos en las decisiones, algunos de ellos de gran importancia.

El libro es simplemente una recopilación de modelos con ejemplos de situaciones, de la real o de laboratorio, en los que se muestra cómo la decisión tomada es incorrecta. Muchos de los ejemplos, como mostrar que no hay simetría en las decisiones para un mismo nivel de probabilidad dependiendo de que se trate de un evento positivo o negativo, son sorprendentes y tienen directas como la explicación de por qué se compran pólizas de seguros y cuánto puede estarse dispuesto a pagar por ellas o por qué entre una imagen y una probabilidad prevalece la imagen en la decisión.

Quizás uno de los fenómenos más interesantes que apunta Kahnemann es el hecho de que podamos responder a algo distinto de lo que se nos pregunta sin ser conscientes de ello. Simplemente hemos buscado algo más fácil de responder y, al hacerlo así, hemos respondido a otra cosa. En el ámbito de recursos humanos, un ejemplo claro se produce cuando “rendimiento” se equipara a “resultados” por ser éstos más fáciles de medir, a pesar de que en los resultados podrían influir más elementos además del rendimiento y este último es más difícil de operativizar.

Todos los modelos que va mostrando los agrupa en lo que llama un “Sistema-1″, rápido, sujeto a sesgos y que no admite desconexión y un “Sistema-2″ racional, secuencial pero bastante indolente para tomar el control del “Sistema-1″ lo que, a veces, conduce a que se produzcan decisiones inadecuadas. Incluso cuando toma el control el “Sistema-2″, el “Sistema-1″ sigue funcionando y eso tiene sus efectos.

Si utilizamos una ilusión muy conocida, la de Muller-Lyer, y preguntamos cuál de las dos líneas es más larga, el experimento es tan conocido que casi cualquiera contestará que son iguales… pero no por ello dejará de ver una más larga que la otra. Cuando se trata de algo menos inocuo como, por ejemplo, una imagen relativa a nosotros mismos que pueda ser desagradable o perturbadora, haremos lo posible por quitárnosla de encima… por ejemplo, comprar un seguro.

Muy interesante también el tema de las “historias de vida” y de la preferencia por construir una buena historia antes que disfrutar el momento. Muestra bastantes ejemplos pero bastará uno, presentado en forma de pregunta, para dar una idea:

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por unas vacaciones maravillosas en las que te prohibieran llevar cámara y, al final, te dieran una pócima que te hiciera olvidarlas por completo?

El ejemplo es bastante bueno para ilustrar el punto, punto que lleva a temas como la experiencia del dolor y qué lecciones podían extraer los médicos donde tengan algún margen de acción para su graduación, teniendo en cuenta que el recuerdo es peor que el sufrimiento inmediato. Incluso menciona el caso de las personas con Alzheimer como alguien que siente pero que, al no recordar, no genera historia.

Se podrían multiplicar los ejemplos pero, para cualquiera que esté en alguna medida interesado en la psicología humana, hay un consejo claro: Léelo.

Entrevista con el autor
Primer capítulo gratuito en Amazon

Posted on noviembre 28, 2011 at 1:57 pm

José Sánchez-Alarcos 
Consultor de organización y factor humano en organizaciones de alto riesgo. Profesor de Recursos Humanos y Gestión de Conocimiento. Interesado en temas sociales y políticos. Gracias por tu visita y que lo disfrutes.  http://es.linkedin.com/in/sanchezalarcos

FACTOR HUMANO
Creative Commons License
Blog http://factorhumano.wordpress.com by José Sánchez-Alarcos Ballesteros is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Based on a work at factorhumano.wordpress.com.

…………………………………………….

Fuente: Factor Humano  
Imagen:  bad - good