2015-09-14

Pensamiento Estratégico. 3 miradas y 4 posibilidades de la matriz estratégica.


 (Recuperado desde Bligoo, QEPD)

¿Que es el Pensamiento Estratégico?

Por Mariano Ramos Mejía.

Pensamiento Estratégico.


strategic_thinking-matrix.jpg

Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.
Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande.
(José Ortega y Gasset)

Hace poco iba con mi hacia el parque donde suelo realizar mi caminata matinal, cuando ví un cartel sobre otro automóvil estacionado a mi derecha. Decía mas o menos así. “Estamos solucionando un problema a de nuestros clientes. Fulano de tal, generales, gasista, plomería… ” y daba los datos y el teléfono.


Me encontré sonriendo y pensando que el dueño del cartel se veía a si mismo como empresario (tal vez pequeño y hasta muy pequeño) y no solamente cómo un técnico o un idóneo en alguna disciplina en particular.

¿Y cual es la diferencia entre ambos?

El poder pensar más allá de lo que se está haciendo, y poder hacerlo simultáneamente “mirando para adentro”, o sea atendiendo a la especialidad, a la productividad y a la calidad del realizado, pero también “mirando para afuera” preocupándose por que los demás (los ocasionales transeúntes, es decir los potenciales clientes) conocieran que allí estaba, “solucionando un problema a uno de nuestros clientes”.

Nuestro desconocido héroe tal vez no supiera que estaba ejecutando lo que denominamos Pensamiento estratégico.

Y, ¿que es el Pensamiento Estratégico?. Justamente consiste en visualizar una circunstancia determinada (una , un negocio, un inconveniente) bajo tres perspectivas, que, ordenadas como siguen, también son un método para la de problemas:

a) mirar hacia adentro
b) mirar hacia afuera
c) mirar desde afuera

La mirada hacia adentro


La mirada hacia adentro tiene que ver con recapacitar acerca de los factores de la organización (o los personales) con los que nos enfrentamos a la circunstancia particular que observemos. En la terminología del pensamiento estratégico a los factores que son positivos los denominamos Fortalezas, y a los negativos, Debilidades.

Las fortalezas son los aspectos propios (de la organización o personales) que nos favorecen en esa situación, y en los cuales debemos apoyarnos, potenciándolos, para resolverla favorablemente.
Las debilidades, en cambio, son los aspectos propios que, de evidenciarse, nos pueden perjudicar, y que por lo tanto deben disimularse, o, en el caso de tener el tiempo suficiente, corregirse mediante la capacitación, el aprendizaje, el entrenamiento o el cambio de hábitos o valores.

Tanto las fortalezas como las debilidades dependen del observador, el único que puede utilizarlos, potenciarlos, disimularlos o corregirlos. También es importante señalar que una fortaleza o una debilidad nunca lo es en un sentido absoluto, si no que dependen de la circunstancia particular ante la que nos enfrentamos.
Un clásico ejemplo puede ser el de una persona con un carácter fuerte, que siempre confronta los problemas, lo cual puede ser una fortaleza ante una crisis que requiere liderazgo y determinación, o una debilidad ante una situación que necesita de la diplomacia y la negociación.

Podemos agregar que la mirada hacia adentro ocurre básicamente cuando nos ocupamos de la producción (y la productividad) así como de la calidad tanto de las prestaciones o de lo producido, como de los utilizados para ello.

La mirada hacia afuera


La mirada hacia afuera es la que ocurre cuando nos vinculamos con el medio en el que ocurre la circunstancia ante la que nos enfrentamos (o que procuramos producir).
También en este caso podemos identificar aspectos positivos para nuestros propósitos, a los que llamamos Oportunidades, y aspectos negativos a los que denominamos Amenazas.
Todos estos aspectos tienen la particularidad de que están dados, no dependiendo en principio del observador (si bien pueden crearse oportunidades para nosotros o amenazas para terceros).
Ampliando lo dicho debe agregarse que la mirada hacia afuera ocurre cuando nos ocupamos del , de la venta, de la publicidad de nuestros actos y de nuestros productos.

La mirada desde afuera


Mirar desde afuera significa integrar el análisis del problema, pero desde una perspectiva estratégica, repensando la situación como si no fuera de la incumbencia del observador, con una mirada global, despojada e independiente, sin involucrarse y sin hacer juicios de valor, y es lo que se ha definido como la reconciliación de los factores externos (oportunidades y amenazas) con las capacidades de la organización, o la persona (fortalezas y debilidades), mediante la construcción de la denominada matriz estratégica.

La matriz estratégica


Esta matriz resulta de vincular nuestras fortalezas y debilidades, con las oportunidades y amenazas que nos presenta el entorno, surgiendo una de posibilidades como puede verse en la figura:

Análisis
Situacional
El análisis F.O.D.A.
Oportunidades
Amenazas
Fortalezas
a)
c)
Debilidades
b)
d)
www.orientaronline.com.ar
blog. orientaronline.com.ar

a) cuando una oportunidad se vincula con una fortaleza, hay que aprovecharla, y en este caso el único problema es el estar distraído, y no percibirla.

b) cuando la oportunidad se relaciona con una de nuestras debilidades, es una cuestión del tiempo de que disponemos, si se tiene el tiempo de mejorar, transformando la debilidad en fortaleza, puedo dar lucha (siempre y cuando otro en mejor situación no llegue antes), pero en la mayoría de los casos hay que dejar pasar la oportunidad dado que no podemos aprovecharla, y no dar luchas que son desgastantes y con pocas probabilidades de resultados favorables.

c) cuando una amenaza se encuentra con una fortaleza hay posibilidades de dar batalla.

d) por último, cuando la amenaza choca con una debilidad estamos ante el peor de los escenarios y las posibilidades favorables para hacerle frente dependen solamente del tiempo que tarde en ocurrir.

La mejor de las posibilidades ocurre cuando puede transformarse una amenaza en una oportunidad. Allí se consiguen las ventajas sobre los competidores que quedan desplazados y sin posibilidad de respuesta. Esto por supuesto dependen de las circunstancias propias de cada caso en particular, y es mejorada notablemente en función de la calidad y anticipación del análisis de la situación.

Hoy comenzamos con el microempresario con pensamiento estratégico. Otro charlaremos de los dueños de grandes empresas que están mirando para otro lado.

Por Mariano Ramos Mejía
Publicado el septiembre 4, 2014 por mrm

Mariano Ramos Mejía

Trabajo en Facultad de Ciencias Económicas - UBA.
Estudié en Universidad de Buenos Aires.
Vivo en Olivos, Buenos Aires, Argentina.

Licencia de contenido del blog Pensamiento Estratégico:

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

------------------

Fuente: Pensamiento Estratégico

Imagen: Strategic thinking