2016-12-10

10 grandes mitos de la innovación derribados por Fernando Trias de Bes.

Las 10 grandes lecciones de la creatividad y la innovación empresarial.

Por Elena Arrieta. 

Expansión.


myths-creativity.jpg
10 grandes mitos de la innovación derribados por Fernando Trias de Bes

El economista Fernando Trias de Bes enumeró, durante una jornada organizada por la Fundación I+E, las claves para una I+D+i efectiva.


Fernando Trias de Bes, mentor del área de creatividad e innovación de la Fundación Human Age Institute (ManpowerGroup), fue ayer el ponente estrella de la jornada 'Educar para innovar', organizada por la Fundación I+E.

Este economista y escritor fue desterrando, uno a uno, los principales mitos que rodean a la creatividad y la I+D empresarial, y expuso en su lugar una serie de aseveraciones:

1. La creatividad no es fruto del azar. La creatividad es una disciplina que se puede aprender.


Es más, entenderla como una disciplina es fundamental para poder gestionarla. "La capacidad innovadora de las personas se educa", afirmó Trias de Bes. "Muchos baby boomers que han sido enseñados en el método creen que es tarde para ellos. Pero no necesitamos capacidades nuevas para ser creativos. Simplemente, aplicar esas capacidades (memorizar, resolver, la capacidad analítica, etc.) de manera diferente".

2. El pensamiento creativo no nace de un simple brainstorming de ideas desordenadas.


"Muchas compañías piensan que la creatividad consiste en proponer muchas y muy variadas ideas, y dedican la mayor parte del tiempo a ello, en vez de a converger esas ideas, creando nuevas conexiones. Debería ser al revés: 80% del tiempo convergiendo, 20% proponiendo ideas". Un buen diagnóstico del entorno y de los objetivos que se quieren alcanzar es clave para que el proceso de propuesta de ideas resulte más sencillo, rápido y efectivo.

3. Una empresa que no innova en su día a día no puede de la noche a la mañana hacer algo disruptivo.


"Las pequeñas innovaciones, o innovaciones graduales, son tanto o más importantes que las disrupciones. Aún más, una empresa no acostumbrada a hacer pequeñas innovaciones fracasará en su intento de crear un producto disruptivo", afirma Trias de Bes.

4. El pensamiento creativo arranca con un foco; parte de algo tangible.


Ahora bien, cada uno ve la realidad desde un prisma diferente. En este sentido, Trias de Bes propone generar una "visión de consensos compartidos", esto es, un diagnóstico compartido y libre de prejuicios, que sirva como base comúnmente aceptada sobre la que aplicar una disciplina de la innovación. "Las empresas deberían dedicar más tiempo a establecer este marco de consensos", asegura este experto.

5. Para innovar, hay que desaprender los protocolos de la organización.


"Existen numerosas metodologías, muy simples, para interrumpir el método analítico para el que estamos acostumbrados. Por ejemplo, descomponiendo cada tarea en partes, de forma que resulte imposible reconocer patrones y se puedan re-trabajar las capacidades que ya tenemos". Además, las empresas pueden incorporar metodologías que ayuden a formular las preguntas y provocaciones adecuadas. "Estamos tan centrados en buscar una solución que nos olvidamos de que lo más importante es hacer buenas preguntas", dice Trias de Bes.

6. Las mejores empresas son aquellas que proponen muchas ideas y son muy buenas descartando.


Es decir, se trata de hacerse las preguntas adecuadas, definir los consensos comunes, proponer gran cantidad de ideas y, por último, saber identificar o moldear las mejores. Ahora bien, "la I+D lleva asociado un porcentaje de fracasos, que puede ser mayor o menor, pero que se gestiona. Las empresas deben aceptar que una innovación puede fallar, y no penalizar el fracaso".

7. La innovación no sólo afecta al departamento de I+D, sino a toda la cultura corporativa.


Y, aquí, RRHH juega un papel fundamental. "Sin una motivación intrínseca, la capacidad creativa se ve limitada. Es la responsabilidad de RRHH escoger a personas que amen su profesión", indica este economista.

8. La creatividad surge de la intersección de disciplinas.


En otras palabras, de los movimientos interdepartamentales y de la creación de equipos multidisciplinares. Esta intersección no es incompatible con la existencia de roles especializados. "Una buena forma de encontrar nuevas ideas es acudir a las ferias de sectores adyacentes", propone Trias de Bes.

9. No siempre se alcanza el objetivo, pero siempre se consiguen objetivos secundarios.


como por ejemplo motivar a la plantilla (siempre y cuando el objetivo sea ilusionante) o generar una cultura corporativa más abierta al cambio y la creatividad.

10. Una empresa creativa resuelve problemas con regularidad.


Es de la combinación de un individuo motivado, un sector y entorno propicios, y la regularidad, de donde nacen los mejores proyectos. La improvisación pocas veces resulta. En cambio, "la innovación se educa, y se gestiona", concluye.

Elena Arrieta, Madrid @elenaarrieta
Actualizado: 23/11/2016 00:17 horas

Elena Arrieta Palacio

Redactora de EXPANSIÓN Economía Digital.
 Madrid y alrededores, España.
 Periódicos.
Actual: Unidad Editorial.
Anterior: Unidad Editorial.
Educación: ESADE Business School.
https://es.linkedin.com/in/elenaarrieta
https://twitter.com/elenaarrieta

© 2016 Unidad Editorial Información General, S.L.U.

------------------------

Fuente: Expansion

Imagen: Myths on creativity


Artículos relacionados: