2017-02-28

Cómo crecer profesionalmente modelando tus procedimientos de trabajo.

¿Has creado tu propio manual de procedimientos? 

Por Andrés Pérez Ortega.

Marca Propia.


procedures-coaching.jpg
Cómo crecer profesionalmente modelando tus procedimientos de trabajo

Hace unos días, planteaba el problema que implica para un profesional que sus ingresos dependan de su presencia física. Que tu supervivencia financiera dependa de tener que acudir a un sitio a realizar un trabajo te pone en una situación muy peligrosa y arriesgada.


Por otra parte, aunque todo vaya bien, este modelo no puede crecer, no es escalable porque depende completamente de ti.

Lo que vengo proponiendo desde hace tiempo, igual que plantea Raimon Samsó y otros, es encontrar fuentes alternativas y complementarias para ganar dinero. Crear cursos online, publicar libros (en papel o electrónicos), construir modelos o sistemas franquiciables,…

Alternativas de formalización


En todos estos casos hay un elemento común, me refiero a trasladar tus conocimientos y experiencias a un soporte físico o virtual que otros puedan aprovechar. Es lo que describía en ese post como “solidificar” tus cualidades, llevar lo que eres capaz de aportar de tu cabeza al papel o a un medio digital. Y esto es aplicable tanto si trabajas por cuenta propia o ajena como si momentáneamente no tienes clientes.

Hay mucho que hablar sobre la forma de crear este tipo de productos o infoproductos. Gente como mis amigos María Luisa Moreno o Franck Scipion lo han conseguido con mucho éxito. Pero lo que me interesa hoy es, sobre todo, la utilidad que puede tener para ti y para tu Marca Personal ser capaz de modelizar, sistematizar o procedimentar tu trabajo.

Estoy en una fase en la que estoy tratando de convertir mi experiencia en documentos o herramientas que pueda utilizar cualquiera. Y tengo que reconocer que no es fácil. Una cosa es tener claro en tu mente lo que hay que hacer y ponerlo en práctica casi de forma automática e instintiva porque lo tienes muy interiorizado y otra muy distinta convertirlo en algo operativo para alguien ajeno a tu trabajo.

Diseñar procedimientos específicos


Aunque suene un poco frío, lo que estoy tratando de hacer es algo así como programar mi forma de trabajar. Creo que todos deberíamos conocer, al menos, un lenguaje de programación. Cuando, como a tantos otros, mis padres me compraron el Sinclair ZX Spectrum a principios de los 80, no nos quedó otra que aprender a utilizar el lenguaje BASIC si no querías tenerlo muerto de risa en un rincón.

Pues bien, esa forma estructurada de pensar, de crear rutinas y subrutinas, de encontrar errores o de eliminar lo que sobra que implica programar es una de las mejores lecciones que podemos aprender para nuestra vida.

Por lo tanto, uno de los retos más apasionantes que podemos plantearnos es el de intentar convertir lo que hacemos en una serie de pasos, tareas, “gosub”, “until”, “input”, “If…Then”,…

Supongo que al decir esto estaré dando munición a quienes consideran que el Branding Personal, la gestión de proyectos o cualquier otra actividad que implique un proceso más o menos lógico, es una forma de deshumanizar a las personas. Pero eso no es cierto.

En realidad un programa, un procedimiento, una función matemática no es más que una serie de pasos que debería seguirse para conseguir un resultado. Pero lo que puede salir de ese proceso será distinto para cada persona que lo aplique porque los datos, la información o las cualidades con lo que lo alimentamos serán propios de cada uno. Y como dicen los informáticos, MEMS (Mierda Entra, Mierda Sale).

Menos estrés y más creatividad


Hay otra razón importante para crear un manual de procedimientos que te libere de pensar en los aspectos más rutinarios y mecánicos de tu trabajo. Me refiero a lo que explican los expertos en Productividad Personal como José Miguel Bolívar y otros sobre la reducción del estrés y la ansiedad.

Lo que dicen es que gran parte de la tensión de un trabajo viene de no tener controladas las acciones y temas pendientes. Por eso es fundamental llevar esos asuntos de la cabeza al papel, a una agenda o a una lista de tareas.

Con esto que te planteo se produce un efecto similar. Cuando conviertes tu actividad en un método y creas un documento, aplicación o herramientas que puedas consultar cuando lo necesites, vas a liberarte de la tensión que implica tener que recordarlo todo y vas a poder centrarte en la parte más creativa de tu trabajo.

Por eso los pilotos, los militares, los técnicos o los médicos tienen protocolos a los que acudir en situaciones complicadas que te obligan a centrarte en la parte más valiosa de tu trabajo.

Beneficios para la marca personal


Quizás lo que te preocupe es que al crear un método, vas a ser más fácilmente sustituible o te lo van a copiar. Pero piensa que, salvo que lo que hayas creado sea algo absolutamente revolucionario, habrá otros que ya lo están haciendo y si lo consideras oportuno, siempre podrás encontrar formas legales de protegerlo.

De todos modos, el hecho de tener un método, sistema o modelo con tu nombre ya te proporciona un prestigio o estatus de experto que compensa las perdidas por el otro lado y quizás te permitan generar ingresos como asesor.

Por otra parte, un protocolo profesional te obliga a estar siempre en Beta porque constantemente vas a encontrar formas de mejorar, modificar o ampliar esa forma de hacer las cosas. Eso es mucho más difícil si cada vez que vas a hacer algo dependes de como tengas el día o de que no se te olvide nada. Sin un método, cada día es casi como empezar de cero.

Por último volvemos al principio. Al convertir tu saber hacer en algo que pueda compartirse, divulgarse y ser utilizado por otros, es más fácil convertirlo en algo “monetizable”, escalable, incluso viralizable.

Además se enriquecerá con las aportaciones de otros. Vas a conseguir que tu conocimiento y tu experiencia sean algo así como un Código Abierto o Código Libre igual que LINUX. ¿Hay una forma mejor de dejar tu huella o tu legado que convertir una parte de ti en algo valioso que otros puedan utilizar?

By Andrés Pérez Ortega
27 enero, 2017

Andrés Pérez Ortega

Consultor de Estrategia Personal y Branding Personal.
 Madrid y alrededores, España.
 Consultoría de estrategia y operaciones.
Actual: Marca Propia.
Anterior: Fundosa Alimentaria, INFORMATION RESOURCES ESPAÑA (IRI), Lucent Technologies.
Educación: Universidad Pontificia Comillas.
https://es.linkedin.com/in/andresperezortega/es
https://twitter.com/marcapersonal
Andrés Pérez Ortega
@marcapersonal
Estratega Personal. Autor de Marca Personal (ESIC), Expertología (Alienta) y Te van a oír (Alienta) y Marca Personal para Dummies
Madrid · http://www.andresperezortega.com

Copyright © 2016 Andrés Pérez Ortega, Experto en Estrategia de Marca Personal

----------------------

Fuente: Marca Propia

Imagen: Coaching


Del mismo autor:

Andrés Pérez Ortega
 

Artículos relacionados: