2018-03-07

Donut Economics: 7 formas de pensar como economista del Siglo 21.

Donut Economics. 7 formas de repensar la Economia del Talentismo. 

Por Juan Carlos Cubeiro. 

Hablemos de Talento.

doughnut-table.jpg
Donut Economics: 7 formas de pensar como economista del Siglo 21

Jornada de comunicación con toda la organización (en el que se ha compartido el último galardón que ha recibido ManpowerGroup, a través de nuestra directora de RSC, Montse Moliner) y de comité de dirección.


Ayer tuve el placer de asistir al Foro Ganivet durante el almuerzo, con una interesantísima ponencia de Florentino Portero (autoridad en el campo de la política internacional) sobre ‘La Nueva Agenda Europea’.

En la cuarta revolución industrial y tras la gran depresión, Europa debe reinventarse como nación y estado, porque en la actual geopolítica el tamaño importa, y mucho. Innovación, Educación, Learnability.

Mi gratitud a Martín, Marta y la docena de personalidades de la cultura y de la empresa que participaron en el Foro.
Y por la tarde, sesión abierta (sin PowerPoint) con 16 directoras/es de la Fundación Trilema sobre Liderazgo. Tod@s cuentan con ‘Liderazgo Innovador para Dummies’ como “libro de texto” para el curso, que dura toda la semana. Hablamos de los temas difíciles (resistencia al cambio, contexto) y muy difíciles del Liderazgo.
Gracias, Carmen, Martín, Teresa, Laura, Charo y a todo el equipo. Estáis mejorando el mundo de verdad.


He estado leyendo ‘Economía Rosquilla . 7 maneras de reinventar la economía del siglo XXI’ (Doughnut Economics), de Kate Raworth. La profesora Raworth, más de una década en Oxfam y ahora investigadora del Instituto Medioambiental de Oxford, es considerada “la Keynes del Talentismo”. Ciertamente.

Kate parte de que la Ciencia Económica, desde Adam Smith hasta nuestros días, es un camelo. Dibuja un ser individualista, perfectamente racional, que puede disponer de recursos de forma ilimitada: premisas que no se ajustan en absoluto a la realidad.

En nuestro tiempo, la Economía es un “dónut” (un buñuelo circular con un agujero en el centro”).

En el límite inferior, los 11 fundamentos sociales según la cumbre de Río (agua, ingresos, educación, resiliencia, democracia, empleos, diversidad social, equidad de género, salud y comida). 11 pilares para la dignidad humana.

En el límite superior, el techo medioambiental: cambio climático, agua limpia, nitrógeno y fósforo, acidificación de los océanos, polución química, contaminación atmosférica, capa de ozono, pérdida de la diversidad y desertización de la tierra.

El espacio para la humanidad (y para su economía), el desarrollo sostenible, está en el donut: entre la densidad global y la destrucción del planeta. “El punto de partida son los nueve límites planetarios” (Johan Nörstrom, Nature).

El agujero del dónut. El 21% de la población vive con menos de 1’25 $ diarios, el 19% no tiene acceso a la electricidad y el 13% pasa hambre.

Kate Raworth parte en su libro del desprestigio de la Ciencia Económica (“¿Quién quiere ser economista?”), especialmente tras la crisis de 2008. Somos unos 7.500 M de personas en el mundo, seremos 10.000 M en 2050 y se estabilizará en 11.000 M en 2100. La economía se duplicará en 2037 y triplicará en 2050.

La clase media será de 5.000 M de personas en 2030, con un consumo exagerado de recursos. La realidad social y ecológica de la economía debe tenerse en cuenta (para que sea una ciencia práctica y no una entelequia alejada de la realidad).

La autora plantea 7 retos, 7 maneras de pensar como un/a economista del siglo XXI, del Talentismo:

1. Cambiar de objetivos:


Del PIB al dónut.
La economía ha perdido de vista su objetivo (Kate reivindica a pensadores como Jean Sismondi, John Ruskin o E. F. Schumacher). Se trata de que la humanidad prospere, desde el equilibrio.

2. Ver el panorama general:


Del mercado autosuficiente a la economía incardinada.
El escenario real no es un mercado eficiente, empresa innovadora, finanzas infalibles, comercio beneficioso para todos, familia doméstica, comunes privatizables, sociedad inexistente, tierra inagotables, poder innombrable.
En esta nueva época, el “reparto” es tierra engendradora de vida (con límites), sociedad fundamental, economía diversa, familia básica, mercado poderoso (hay que regularlo), comunes creativos, Estado esencial, finanzas que han de funcionar, empresas innovadoras (si cuentan con un objetivo), comercio internacional que es un arma de doble filo y poder omniprsente.una nueva gobernanza, bien distinta a la del Reaganismo que nos llevó a la crisis.

3. Cultivar la naturaleza humana:


Del “homo economicus” racional a seres humanos sociales y adaptables.
No somos “calculadoras egoístas”, sino animales sociales predispuestos para la reciprocidad, para la cooperación; no aislados sino interdependientes (Schwartz habla de 10 valores básicos universales), que no hacemos cálculos exactos sino aproximaciones. Se trata de “volver a conocernos a nosotros mismos” (Poincaré).

4. Aprender a dominar los sistemas:


Del equilibrio mecánico a la complejidad dinámica.
De la mecánica newtoniana (oferta-demanda) a la complejidad (Donella Meadows): la caída del Muro de Berlín, Lehman Brothers y el deshielo de Groenlandia son fenómenos dinámicos. Burbujas en las finanzas. De la llave de tuercas (Chaplin, Tiempos Modernos) a las tijeras de podar, de ingenieros a jardineros, incorporando la ética (de Jenofonte a George DeMartino, Universidad de Denver).

5. Diseñar para distribuir:


Del crecimiento que lo arregla todo a la distribución por diseño.
La montaña rusa económica es una “curva de Kuznets”. La desigualdad debe reducirse por diseño. ¿Quién posee la tierra, el dinero, el empleo, los robots, las ideas?

6. Crear para regenerar:


Del crecimiento que lo limpiará todo a la regeneración por diseño.
La economía lineal degenerativa debe dar paso a la economía circular, responsable. La Generosidad como cualidad esencial del Talentismo, con diseño industrial regenerativo, redefinición de los negocios (valor compartido), finanzas al servicio de la vida, Estados-socios e indicadores vivos.

7. Ser escéptico respecto al crecimiento:


De la “creci-adicción” a la duda razonable.
La curva de crecimiento exponencial (Rostow) es peligrosa; la realidad es la curva de la S (rendimientos decrecientes). Todo lo que vuela, aterriza. En la adicción al crecimiento, a la esperanza le sigue el miedo. Bienvenidos a la terminal de llegadas.

“Ahora, todos somos economistas”. Un libro transformador, sumamente interesante y valioso.

Juan Carlos Cubeiro
27 febrero, 2018

Juan Carlos Cubeiro Villar

Head of Talent de ManpowerGroup y CEO de Right Management, Mentor del área de Coaching del Human Age Institute, Coach estratégico (Presidente de Honor de AECOP), Conferenciante y autor de más de 40 libros.
Premio Líder Humanista (Aliter) y Líder de Excelencia (Colombia).
Madrid y alrededores, España.
 Consultoría de estrategia y operaciones.
Actual: Aecop Madrid, Right Management, ManpowerGroup.
Anterior: ADP, Asociación para el Progreso de la Dirección, Universidad de Deusto, IDEO Business.
Educación: Saint Louis University.
https://es.linkedin.com/in/juancarloscubeirovillar/es
https://twitter.com/juancarcubeiro


Licencia:
No especificada.

-------------------------

Fuente: Hablemos de Talento

Imagen: Doughnut table


Del mismo autor:

Juan Carlos Cubeiro:

Artículos relacionados: