2018-08-03

El poder de los introvertidos en el comportamiento organizacional.

El poder de los introvertidos.

Por Pilar Jericó.

Blog de Pilar Jericó.

psychology-of-introverted.jpg
El poder de los introvertidos en el comportamiento organizacional

Solo somos capaces de liderar nuestra vida cuando nos apoyamos en las fortalezas de nuestro carácter. Sin embargo, ciertos caracteres tienen mejor fama que otros y aquí reside el error.


En el caso de las empresas, es frecuente creer que el líder es aquel que se mueve como pez en el agua en las relaciones personales o que tiene un sex appeal especial para entusiasmar a los otros. Creemos que para conseguirlo debemos ser extrovertidos y con una oratoria magnífica.

No obstante, si nuestra tendencia es a la introversión, a las relaciones uno a uno o a entornos más calmados, podemos sentirnos mal por no ser lo que la gente espera. Pero nos equivocamos.

Igual sucede en las redes sociales. Vende ser popular, poner sonrisa profident y parecer que estás la mar de contento, cuando en el fondo deseas desaparecer del mapa o prefieres fotos más meditadas, menos espontáneas. Pues bien, ya es hora de aceptarnos. El sobresfuerzo agota. Muchas veces nos forzamos para convertirnos en quienes no somos realmente, y eso es un error.

La introversión depende de cómo recargamos baterías y es distinta a la timidez, que tiene que ver con el miedo al juicio social, a no encajar o a decir algo inadecuado. Los extrovertidos encuentran energía interactuando con el mundo; los introvertidos se sienten más vivos y más capaces en ambientes más relajados.

Todos tenemos un poco de ambos, aunque destacamos en uno de ellos. Por eso, si buscamos dar lo mejor de nosotros mismos, necesitamos quitarnos de la mente que el éxito solo se alcanza siendo el más simpático del mundo y aceptarnos a nosotros, sin forzarnos en representar papeles que no nos corresponden.

Porque el esfuerzo desgasta y porque, además, como demuestran la ciencia y la historia, nos equivocamos pensando que solo hay un camino. El éxito no tiene solo una puerta, tiene tantas como personas que las abren.

Susan Cain se hizo famosa con su libro El poder de los introvertidos. Desmontó la creencia de que el líder ha de ser un seductor de masas, estilo Kennedy. De hecho, se calcula que el 40% de los líderes son introvertidos y son capaces de transformar “sociedades”, como Bill Gates, Gandhi, Martin Luther King, la madre Teresa de Calcuta, Lady Gaga, Newton o el propio Amancio Ortega.

Eso no significa que no aprendamos o que no incorporemos nuevas habilidades, sino que no debemos forzarnos a un carácter que no es nuestro. Además, necesitamos tirar por tierra ciertas creencias, como explican varios estudios: se ha demostrado que los introvertidos pueden ser incluso mejores jugadores de equipo aunque a priori no lo aparenten, o que son más estables y más profundos en las relaciones personales.

En definitiva, si queremos liderar nuestras vidas necesitamos trabajar en dos áreas: cuestionar lo que se ha vendido como éxito y aceptarnos a nosotros mismos, en especial, esa parte de nuestro carácter que peor fama tiene, la introversión.

Para ello, vale la pena frenar el ruido que nos rodea, dedicar tiempo a conocerse y aceptar que somos lo que somos. Solo así podremos desarrollar nuestro talento, dejar a un lado el desgaste de la apariencia y conseguir tener una vida basada en nuestro propio éxito, no en aquel que se nos ha vendido o que mejor fama tiene.

Por Pilar Jerico
Publicado el 30 julio 2018

Pilar Jericó

Presidenta Ejecutiva y socia de Be-Up, conferenciante y escritora.
Madrid y alrededores, España.
Consultoría de estrategia y operaciones.
Actual: Be-Up, Thinking Heads, Instituto de Empresa Business School.
Anterior: Topten Management Spain, InnoPersonas, Walker & Newman.
Educación: Harvard University.
https://es.linkedin.com/in/pilarjerico/es
https://twitter.com/PilarJerico


Licencia:
No especificada.

-------------------------

Fuente: Blog de Pilar Jericó

Imagen: Psychology of introverted

De la misma autora:

Pilar Jericó:

Artículos relacionados: