2016-05-31

Cómo se generan 10 causas del presentismo laboral de jefes y empleados.

¿Ocupar o calentar la silla? La lacra del “presentismo” laboral #RRHH.  

Por Eva Collado.  

Blog de Eva Collado.  


presentismo
Cómo se generan 10 causas del presentismo laboral de jefes y empleados.

Ayer se me cruzó una infografía por Twitter realizada según fuentes de “The Economist” que explicaba que trabajar más horas disminuye la productividad y que “hora nalga no es hora de producción”; éste era el contexto:


  • Las primeras 6 horas de trabajo son las más creativas y productivas
  • Después de las 6 horas se pierde de forma progresiva en interés y disminuye el ritmo de producción
  • Después de 9 horas el agotamiento es evidente, la calidad de trabajo prácticamente inexistente y la producción mínima
  • Después de 12 horas no hay ni producción, ni concentración, ni energía ni alma…

Lo sabemos, y somos conscientes de ello pero; por desgracia, en algunas organizaciones y empresas todavía se tiene en cuenta y/o peor, se premia y reconoce a esos cuerpos presentes tras la finalización de la jornada laboral por entender de forma errónea que están más comprometidos hacia la organización que otros que se van finalizada su jornada.

Sí, está pasando y de forma más recurrente de lo que podamos imaginar. Hay quienes premian el temido “presentismo” haciéndolo formar parte de los valores y de la propia cultura de la empresa.

La ineficiencia del presentismo


Es esa delgada línea entre los que cumplen en horario con sus objetivos (los tachados como que se les cae el bolígrafo de la mano a la hora en punto) y los que no tienen un mañana y no les importa lo que les espera fuera de los muros de su empresa.

Sigo dando vueltas de manera reiterada en mi cabeza a cómo puede ser posible que, en plena era digital, en una sociedad hiperconectada, donde la optimización de procesos y la búsqueda de la efectividad como clara palanca de transformación digital y de ventaja competitiva en este mercado VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) todavía haya un tipo gestión que premie esa conducta tan casposa y antigua de que quien más horas pasa en el trabajo produce más y es mejor profesional…

Ahondemos en el por qué de todo esto. Voy a intentar exponer dos perfiles que vienen a mi mente y desde la propia experiencia

El CEO que premia al presentismo laboral


El CEO que premia al presentismo laboral es porque él fue presentista ayer y lo sigue siendo hoy.

  1. Suelen ser directivos que hacen de su trabajo su vida y creen que lo que hacen es lo correcto porque sin ellos las cosas no avanzarán.

  1. Si premia al colaborador que más horas pasa en la empresa es porque él cree que eso es compromiso… Porque él también pasa sus horas muertas entre pasillos vacíos cuando probablemente sería hora de estar en casa disfrutando de la familia o bien practicando actividades distintas al trabajo.

  1. No son conscientes de que al no tener más vida que la laboral, sus niveles de felicidad, creatividad e innovación merman ostensiblemente y pueden caer en la creencia de hacer de esto “un modo de vida” y no “un medio de vida”.

  1. Suelen ser personas sin una vida personal que les llene lo suficiente como para priorizar las cosas realmente importantes. Conocí una vez a un directivo que prefería marcharse a las nueve de la noche que llegar a casa y tener que bañar a los niños…

  1. Muchos creen realmente que si no echan esas horas la empresa corre peligro de supervivencia… En este caso el problema es diferente, porque si es verdad, la solución estaría en ver dónde está el problema e intentar cambiar las cosas a nivel de organización, procesos y equipo ¿no?

El Trabajador Presentista


  1. Hay colaboradores que se vuelven presentistas por pura necesidad ya que las tareas y objetivos que le han sido asignadas es imposible realizarlas en las horas establecidas. Son personas víctimas de una mala organización que; por desgracia, a veces, creen que el problema son ellos. Que no dan para más. Esto causa un daño irreparable en la persona que se pone en cuestión. Si es tu caso habla con tus responsables e intenta poner remedio a esta situación lo más rápidamente posible. Ser presentista a la fuerza deja huellas irreparables en tu autoestima y en tu entorno personal que no deberíamos permitir nunca.

  1. Hay quienes lo hacen no para seguir trabajando más, sino para calentar la silla en pro a tener ese reconocimiento por parte de su jefe… Son personas que temen por su puesto de trabajo y creen que por estar más tiempo, tienen menos probabilidades de salir de la organización.

  1. Hay quienes viven para agradar a sus jefes, no para aportar valor real a la organización. Los hay más “pillos” y los hay con verdaderos problemas de autoestima. Los primeros saben agradar y siempre pronuncian las palabras que el resto quiere oír; los segundos creen que así agradan y con ello conservan su puesto. Quien trabaja en busca de reconocimiento constante, a mi modo de ver, no es un verdadero profesional.

  1. Son personas con una clara tendencia a procrastinar, lo urgente no tiene por que ser solucionado rápido, total tiene 12 horas por delante para solucionarlo, y si lo hace cuando los compañeros ya no están puede colgarse el mérito de la realización.

  1. Quien cae en este tipo de conductas reiteradas acaricia la mediocridad todos y cada uno de sus días.

Y podría seguir y seguir… y seguro que todo lo explicado anteriormente lo habéis vivido; o peor, sufrido.

Es momento de recordar que…


El verdadero profesional del siglo XXI es un colaborador que suma valor a la organización desde su “saber hacer” y desde “hacer lo que debe hacer”. Es una persona con unos objetivos claros, un foco determinado, un hábito que le permite hacer otras cosas para seguir avanzando y creciendo.

Son personas con un nivel de compromiso que va más allá de agradar a su jefe quedándose más horas… La satisfacción de su trabajo y el éxito del mismo es su propia auto realización.

Son flexibles, comprometidos, innovadores, con capacidad de adaptación al cambio. Capaces de trasformar y mantenerse en fase beta permanente para seguir en primera línea a través de su auto aprendizaje (algo, que sin duda alguna revierte en la empresa).

Saben cuando la situación requiere alargar una jornada, pero si la situación se repite ponen en cuestión la organización de su trabajo, revisan procesos, llegan al fondo de las causas y establecen los mecanismos necesarios para solucionar los posibles problemas con el fin de racionalizar una situación que no debería darse.

Sus niveles de compromiso son hacia ellos mismos (porque entienden que es la única forma de avanzar y sumar valor), hacia la empresas y sus equipos, pero sobretodo, están orientados al crecimiento de la marca y el negocio, algo que es el principio y el fin único de un trabajo de calidad y bien hecho.

Es gente con talento que pretenden a través de su trabajo crecer y aportar valor y creedme cuando os digo que esas políticas antiguas son las que provocan que el verdadero talento abandone nuestras empresas.

Desde estas líneas os invito a abandonar desde ya estas reminiscencias del pasado que tanto merman nuestra ventaja competitiva del futuro.

Por Eva Collado
16 mayo, 2016

Eva Collado Duran:

Consultora Gestión del Capital Humano. Conferenciante, Formadora y Escritora
  Barcelona y alrededores, España
  Recursos humanos
Actual
  Consultora, Formadora, Conferenciante y Escritora
Anterior       
  Zyncro, IMF Business School, Humannova
Educación    
  Master Dirección RR.HH por EAE y Universidad de Barcelona

Licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons
El Blog de Eva Collado Durán realizado por Eva Collado Durán está licenciado bajo una licencia Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 . Creado a partir de la obra en http://www.evacolladoduran.com

--------------------

Fuente: Blog de Eva Collado

Imagen: Presenteeism


De la misma autora:

Eva Collado Durán:

Artículos relacionados: