2016-05-28

Cómo superar los conflictos entre distintos estilos de comunicación.

Los 4 estilos de comunicación y su repercusión en la relación entre jefes y colaboradores.  

Por Isabel Carrasco.  

Hablemos de Liderazgo.  


comunicaciones
Cómo superar los conflictos entre distintos estilos de comunicación.

Mark Murphy, autor deHiring for attitude” y fundador de Leadership IQ, en forbes.com del pasado 4 de abril, plantea que uno de los problemas mayores que surgen entre los jefes y sus colaboradores es el desencuentro entre sus estilos de comunicación. Cuando hablas y tu jefe no te escucha o viceversa.


En una investigación reciente llevada a cabo por el autor se muestra que cuando los jefes y sus profesionales tienen distintos tipos de comunicación el compromiso de éstos últimos puede disminuir en un 20 o 30%.

Estas diferencias pueden ser de distintos tipos, como por ejemplo cuando una de las partes se comunica a través de las emociones y otra utilizando datos o cuando por un lado se emplea una comunicación linear (empieza por la A, pasando por la B y así sucesivamente hasta llegar a la Z) o más libre (obviando la mayor parte de los detalles para llegar a la Z).

Estas situaciones, entre otras, pueden menoscabar nuestra habilidad para mantener conversaciones aparentemente sencillas como, por ejemplo, si un proyecto va a cumplir los plazos marcados.

Una forma de vencer estos obstáculos es conocer y comprender los estilos de comunicación. Según Murphy éstos son:

1. Analítico.

Al comunicador analítico le gustan los datos y las cifras y suele recelar de las personas que no tienen dominio de éstos. Prefieren el lenguaje muy específico y les disgusta el que consideran vago.

2. Intutitivo.

Este tipo de comunicador prefiere el enfoque general, no le gusta entrar en detalles y quiere ir directamente al grano. No necesitan escuchar las cosas en un orden linear perfecto, eligen contar con una visión amplia que les permite llegar fácilmente al final.

3. Funcional.

Al comunicador funcional le gustan los procesos, los detalles, las fechas límites y los planes bien pensados y organizados. Comunican las cosas paso a paso para que no se pierda ningún detalle.

4. Personal.

Este comunicador valora el lenguaje emocional y busca conectar. Utiliza su forma de expresarse como un medio para descubrir lo que los demás están pensando realmente. Para ellos es importante comprobar no sólo lo que las personas piensan, sino también lo que sienten.

Conflictos entre comunicadores


Los conflictos que se suelen dar con más frecuencia entre los distintos tipos de comunicadores en el ámbito laboral entre jefes y subordinados son:

a). Entre los comunicadores analíticos y personales.


Surge cuando nos encontramos con un comunicador que adora los datos y al que le disgusta el lenguaje “sentimental” y un comunicador emocional que rechaza enfrentarse a la frialdad de los datos. Ambos suelen tener problemas para “escucharse”.

Los analíticos piensan que los personales son muy sensibles y que ellos sólo quieren oír las cifras y tener que escuchar las emociones y sentimientos de los demás es superior a sus fuerzas.

Los personales, por su parte, quieren conocer cuáles son los sentimientos y opiniones sobre una determinada situación y piensan que para escuchar datos es más productivo leer un informe.

b). Entre los intuitivos y funcionales.


Los intuitivos tienen prisa, odian tener que escuchar listas interminables de hechos o datos que parecen no tener fin. No tienen paciencia y les resulta difícil mantener la atención en un asunto durante mucho tiempo. Por tanto, cuando están en presencia de los funcionales pueden expresar no verbalmente su incomodidad y aburrimiento con varios gestos.

Los funcionales, por su parte, sienten que los intuitivos no les han dicho nada. Con frecuencia pueden pensar: “si me has contado cómo termina la historia pero necesito poder entenderla en su totalidad”.

Cómo superar los conflictos


La forma de superar estos dos conflictos consiste en entrenarnos para llegar a utilizar el estilo de comunicación del jefe. Si éste, por ejemplo, se impacienta ante una presentación muy detallada podemos procurar introducir las conclusiones al comienzo de la misma o si es analítico tendremos que utilizar datos y cifras en nuestras conversaciones.

Ninguno de estos cambios nos parecerán naturales, en un principio, pero con la práctica y especialmente atendiendo a las reacciones de nuestro jefe cuando hablamos seremos capaces de construir puentes y los resultados para nosotros serán apreciables.

Publicado por Isabel Carrasco en 17:40
miércoles, 27 de abril de 2016

Isabel Carrasco González

Médico. Especialista en Medicina del Trabajo, Gestión de Recursos Humanos y Gerencia de Hospitales. Experiencia en gestión de centros sanitarios y en el desarrollo de programas de formación en gestión, calidad, atención al paciente e inspección. El correo de contacto es:isabelcarrascog@gmail.com.

Licencia de contenido del blog "Hablemos de liderazgo"

Licencia de Creative Commons 
Hablemos de liderazgo by Isabel Carrasco González is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Based on a work at clavesliderazgo responsable.blogspot.com.

--------------------

Fuente: Hablemos de Liderazgo

Imagen: Comm styles 


De la misma autora:

Isabel Carrasco:
 

Artículos relacionados: