2018-06-03

Trabajo en equipo: Cómo colaborar con un perfeccionista.

Cómo colaborar con un perfeccionista

Por Isabel Carrasco. 

Hablemos de Liderazgo.

perfectionist-table.jpg
Trabajo en equipo: Cómo colaborar con un perfeccionista

Alice Boyes en hbr.org del pasado 11 de marzo plantea que puede ser agotador trabajar con un perfeccionista, ya que aunque es bueno trabajar con compañeros a los que les preocupe la calidad del trabajo.


Los perfeccionistas van más allá y sus implacables estándares pueden ocasionar estrés innecesario, conflicto y el incumplimiento de las fechas límites de entrega de proyectos o de finalización de tareas debido a su incapacidad de priorizar lo importante de lo accesorio.

La autora recomienda 5 sugerencias para poder colaborar de forma más productiva con ellos:

1.- Identificar el tipo de perfeccionista.


Según la experiencia de Boyes existen dos tipos:

  1. Los que se caracterizan por evitar comenzar las tareas. Las fechas límites desencadenan su ansiedad por hacer las cosas perfectamente y por tanto prefieren no comenzar o retrasar todo lo posible un nuevo proyecto.
  2. Los obsesivos que tienen problemas para dar por finalizada una tarea.

Ambos tipos tienen problemas para marcar prioridades y luchan para distribuir su tiempo en relación con lo que es más importante y comparten el hábito de expandir el ámbito de sus proyectos.

En el caso del primer tipo si queremos ayudarles lo que tenemos que hacer es aclarar cuál es la tarea a realizar y desmenuzarla en componentes más pequeños. En el segundo caso podemos centrarnos en priorizar los elementos de la tarea e insistir para que los respeten.

Como los perfeccionistas tienen problemas para determinar cuáles son los límites lógicos para una tarea agradecerán que alguien lo haga por ellos.

2.- No permitir que mantenga expectativas irreales.


Los perfeccionistas tienden a equiparar tiempo con calidad, por lo que debemos ser cuidadosos al explicarles que no queremos dedicar más tiempo a un proyecto. El objetivo es explicarles cuál es el coste de oportunidad de dedicar un  tiempo excesivo a detalles que no tienen mucha importancia.

3.- Apoyar a los procesos que sirven para que el equipo se centre en el objetivo central.


Un problema de los perfeccionistas es que llegan a perder de vista cuál es el objetivo principal. Aunque es la responsabilidad del líder del equipo el desarrollar los procesos y mantener a todos los miembros del equipo  centrados en las prioridades clave existen algunas cosas que cualquiera independientemente de su nivel jerárquico puede hacer para intentar ayudar. Por ejemplo, durante las reuniones de equipo pueden preguntar:

  1. ¿Existe alguna forma más sencilla para alcanzar esta meta?
  2. ¿Podemos disminuir la cantidad de tiempo que estamos dedicando?
  3. ¿Cuál es el coste de oportunidad de dedicar un tiempo extra en esta tarea en lugar de en otra?

En los proyectos en los que trabajemos con un perfeccionista también podemos intentar crear una lista de chequeo básica para ayudar a que el equipo mantenga su organización, aliviar ansiedades sobre lo que se tiene que hacer o se ha hecho ya y asegurarnos de que no olvidamos nada importante.

4.- Marcar límites.


Las expectativas irreales de los perfeccionistas pueden ocasionar que el resto de miembros del equipo sientan que su tiempo no se está valorando adecuadamente. Puede ser el caso del perfeccionista que se siente agobiado y manda un excesivo número de correos al resto del equipo.

La tentación está en ignorarlos o responder de forma brusca pero es mejor intentar marcar límites y por ejemplo no responder si los manda por la noche o en fin de semana o hacerlo una vez al día.

5.- Promover sentimientos de seguridad a través de la influencia mutua.


Ésta se produce cuando un miembro del equipo permite que otro influya en su forma de pensar y viceversa. Es un factor importante para generar seguridad en una relación.  Si los hábitos de un perfeccionista nos irritan debemos tratar de llegar a un compromiso e identificar elementos de sus rutinas que pueden ser útiles que incorporemos a la nuestra.

Si queremos que alguien acepte nuestra forma de actuar debemos  mostrarles que nosotros también estamos dispuestos a adaptarnos a la suya.

Cuando las personas sienten seguridad en una relación es más fácil que reciban feedback. Existen muchas maneras de demostrar a los compañeros de nuestro perfeccionista que le consideramos muy bien y que confiamos en sus capacidades y talento.

Los perfeccionistas necesitan saber que nuestra opinión general sobre ellos es positiva y que los pequeños errores no van a influir.


Publicado por Isabel Carrasco en 17:29
Miércoles, 16 de mayo de 2018

Licencia:

Hablemos de liderazgo by Isabel Carrasco González is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Based on a work at clavesliderazgo responsable.blogspot.com.

-------------------------

Fuente: Hablemos de Liderazgo

Imagen: Perfectionist table

De la misma autora:

Isabel Carrasco:

Artículos relacionados: