2018-06-15

Los secretos de un buen liderazgo (I): Instinto, emoción y lógica.

Los secretos de un buen liderazgo.  

Por Isabel Carrasco. 

Hablemos de Liderazgo.

Los secretos de un buen liderazgo (I): Instinto, emoción y lógica

Craig Reed, enThe 7secrets of neuronleadership”, revela ideas y teorías ofrecidas por los neurocientíficos, pensadores y altos mandos militares convertidos en altos ejecutivos para ilustrar lo que separa a los grandes y reverenciados líderes del resto de los demás.


En su libro “Intelligent leadership. What you need to know to unlock your full potential John Mattone describe tres elementos centrales para conseguir un liderazgo exitoso:

1.- Capacidad. Comprende las competencias que debe tener un líder y que pueden ser desarrolladas e incrementadas.
2.- Compromiso. Incluye los factores motivacionales que mueven a los líderes como la pasión, el deseo o entusiasmo.
3.- Conexión. Internamente los grandes líderes están alineados con un conjunto de valores y elementos del carácter que les promueven el éxito. Externamente están alineados con la misión, valores y metas de la organización.

El problema actual es el coste que tiene el mal liderazgo. Por ejemplo, una encuesta Gallup realizada en 2015 revelaba que aproximadamente un 50% de los encuestados abandonaban su trabajo para alejarse de su jefe.

Otro estudio de la misma empresa de más de 1 millón de trabajadores estadounidenses  encontró que la razón principal por la que las personas dejaban un trabajo era un pobre  liderazgo.

Diversas investigaciones de Gallup han concluido que los equipos de trabajo con malos líderes son un 50% menos productivos que los que están bien liderados y como, por ejemplo, mostraba el Estudio Gallup 2013 sobre el estado del mundo laboral en Estados Unidos, sólo la tercera parte de los trabajadores se sentían comprometidos con su trabajo, el resto confesaban estar total o parcialmente desconectados de su trabajo y sin sentimiento de compromiso.

Obviamente las organizaciones que tienen malos líderes deben cambiar, pero también deben hacerlo muchas de las que tienen buenos líderes porque el mundo está cambiando y el tipo de liderazgo necesario también. Los líderes que reconocen su necesidad de cambiar para mejorar y tienen el coraje de hacerlo pueden aprender mucho de tres excelentes fuentes de sabiduría:

a).- La neurociencia.

Los seres humanos no somos máquinas por lo que intentar liderar a las personas sin tener un conocimiento profundo del funcionamiento de la mente humana resulta casi imposible.
En los últimos años se han producido descubrimientos sorprendentes en relación con el funcionamiento de la mente humana. Algunos de ellos pueden ayudar a los líderes a incrementar dramáticamente la moral de los trabajadores, su productividad e influir en  la retención de los mismos.

b).- Los antiguos griegos.

Tenían conocimientos profundos sobre el amor y sobre las personas. Definieron el eneagrama para analizar los distintos tipos de personalidad.
Mientras en el mundo actual sólo se emplea una palabra para el amor ellos utilizaban 7 términos distintos. Eran conscientes de la necesidad de enfocar el liderazgo desde la perspectiva del amor, por ejemplo para reflexionar sobre los motivos por los que podemos amar nuestro trabajo.
En “Conscious Capitalism”, John Mackey  explica las razones por las que las empresas que inspiran pasión y tienen un propósito que aspira a tener un impacto y no sólo pretenden ganar dinero suelen sobrepasar financieramente a sus competidores.

c).- Los altos mandos militares.

Aquellos que han trabajado en unidades militares saben que el liderazgo comienza con el trabajo en equipo, el respeto y la  camaradería.
En la sociedad moderna los expertos en temas de liderazgo están de acuerdo en afirmar que los modelos de liderazgo del pasado centrados excesivamente en la jerarquía de arriba abajo ya no resultan efectivos en la mayor parte de las ocasiones.
En la sociedad actual marcada por la inmediatez y rapidez, las tecnologías y la diversidad y globalidad necesitamos una nueva forma de liderazgo que facilite el que cada miembro del equipo contribuya como líder de la manera más óptima.
Ejemplos de este liderazgo en los equipos se pueden observar en unidades militares tales como las fuerzas especiales, los submarinos o escuadrones aéreos.

El filósofo griego Heráclito dijo en una ocasión: “Ningún hombre pisa dos veces el mismo río, ya que no será el mismo río y él no será el mismo hombre”. La velocidad del mundo actual hace imposible el que nos quedemos quietos, por lo que los líderes deben continuamente mejorar sus conocimientos y habilidades para evitar quedarse obsoletos.

En lugar de tratar de cambiar a los demás los buenos líderes comienzan por cambiarse a sí mismos y entienden que, para tener éxito, primero deben introducir con sabiduría los cambios adecuados en su vida sus reacciones, expectativas, actitudes y estilos de liderazgo, entre otros aspectos.

Los grandes líderes como Abraham Lincoln son conscientes de que nunca se debe imponer el cambio. Utilizar el miedo o la coerción para conseguir lo que queremos puede funcionar temporalmente pero las consecuencias inevitables suelen ser desastrosas. Para inspirar un cambio a largo plazo y que sea eficaz los líderes deben ganar los corazones y las mentes lo que requiere que cuenten con habilidades avanzadas de persuasión.

Aristóteles, ya en su época, inventó el modelo de persuasión, que teoriza que persuadir a alguien requiere plantear tres argumentos primarios que apelen a los:

a).- Instintos (ethos).
b).- Las emociones (pathos). Desde una perspectiva emocional “pathos” se relaciona con los sentimientos, sufrimientos, dolor o calamidades. Derivados lingüísticos de este término incluyen la empatía y la simpatía.
c).- La lógica (logos).



Aristóteles en el “Arte de la retórica” desarrolló este triángulo de elementos persuasivos y en la actualidad los mejores oradores y líderes incorporan estos principios a sus discursos o enfoques para persuadir e inspirar a sus audiencias o seguidores.

Pathos: Las Emociones 


La meta del orador o líder es apelar a los corazones y crear un nexo emocional o conexión compartida. Los grandes líderes utilizan un enfoque retórico conocido como enumeración que se refuerza por la utilización de tres ejemplos diferentes pero relacionados para apelar a las emociones. El orador o líder busca desencadenar emociones en su audiencia que propicien sus llamadas a la acción.

Aristóteles recomendaba siete emociones positivas en contraposición a sus emociones negativas contrarias para conseguir esta meta. Éstas son:

1.- Serenidad vs. Ira.
2.- Amistad vs. Animosidad.
3.- Confianza vs. Miedo.
4.- Audacia vs. Vergüenza.
5.- Amabilidad vs. Antipatía.
6.- Compasión vs. Indignación.
7.- Emulación vs. Envidia.

Cuando se utiliza de forma adecuada y con pasión, con los motivos e intenciones correctas el “pathos” consigue que la audiencia sienta lo que el orador o líder siente lo que, a su vez, crea un nexo similar al que podemos experimentar por un amigo cercano. Las personas desean seguir a aquellos que les gustan y en quienes confían.

El llamamiento emocional correcto nos permite conectar con los demás y sienta las bases para una segunda modalidad de persuasión.

Ethos: Los Instintos


Una vez que se ha conseguido la conexión emocional es necesario obtener credibilidad y confianza, a lo que Aristóteles llamaba “ethos”. La mejor forma de hacerlo es apelar a los movilizadores instintivos de las personas. Como seres humanos estamos programados para evitar el miedo, el daño o el dolor.

Al informar a nuestra audiencia sobre un riesgo potencial que puede llegar a producirle algún daño conseguimos ganar su confianza. Debemos hacerlo de forma honesta y ofreciendo datos reales para lo cual debemos documentarnos bien previamente.

Aristóteles utilizó tres términos adicionales para definir su punto de vista sobre  “ethos”:
a).- “Phronesis”, que significa buen sentido común. Cuando comunicamos lo que presentemos debe ser relevante, de buen gusto y apelar a los buenos sentimientos y al sentido común de la audiencia.
b).- “Arête”, que se refiere al buen carácter moral. Al mostrar una vulnerabilidad honesta, autenticidad y verdaderos sentimientos permitimos que nuestra audiencia perciba nuestro “Arête”.
c).- “Eunnoia” que representa a  las buenas intenciones. Nuestra audiencia necesita sentir que nuestros fines son desinteresados y que nuestra meta honesta es poder ayudar al informarles de algo importante, como puede ser la existencia de la  amenaza de una calamidad o consecuencia.

Logos: La Lógica.   


El tercer ángulo del triángulo de la persuasión de Aristóteles es “logos”. En él realizamos el argumento lógico apoyado entre otros en  hechos, datos, evidencias y razones. Existen dos tipos de argumentos que nos aseguran que estamos empleando “logos” correctamente:

1.- Deductivos.
Éstos se suelen basar generalmente en premisas específicas, ofrecidas paso a paso, que son ciertas. Si una premisa es verdadera, la siguiente que se construye a partir de la anterior también lo será y por tanto la conclusión lógica deberá ser válida.
Sócrates también empleó este enfoque, primero obteniendo el acuerdo sobre una pequeña verdad para utilizarla como base de la siguiente. Después de que hemos dicho “si”, que estamos de acuerdo en numerosas ocasiones a pequeñas verdades incuestionables resulta casi imposible decir “no” a la siguiente pregunta.

2.- Inductivos.
En el razonamiento inductivo las premisas no son seguras pero ofrecen evidencia consistente de que son ciertas.

Publicado por Isabel Carrasco en 15:16
Lunes, 2 de abril de 2018

Isabel Carrasco

Jefe Departamento Desarrollo Profesional y Gestión del Conocimiento en Consejería Sanidad
Consejería Sanidad
Universidad Complutense de Madrid
Madrid y alrededores, España
https://www.linkedin.com/in/isabel-carrasco-gonz%C3%A1lez-7ab77b30/

Licencia de contenido:

Hablemos de liderazgo by Isabel Carrasco González is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Based on a work at clavesliderazgo responsable.blogspot.com.

----------------------

Fuente: Hablemos de Liderazgo

Imagen: Good leadership

De la misma autora:

Isabel Carrasco:

Artículos relacionados: