2016-04-21

Los 5 factores claves de productividad en el profesional del conocimiento.

Factores de productividad en el profesional del conocimiento. 

Por David Sánchez Rubio. 

Control y Perspectiva. 


knowmads productividad
Los 5 factores claves de productividad en el profesional del conocimiento.

Nadie duda que el trabajo ha día de hoy es diferente a cómo era hace 50 años. Pero también, la naturaleza del trabajo actual es diferente a cómo era hace 10 ó 15 años, ya que en los últimos tiempos se han producido cambios e innovaciones muy relevantes en la sociedad, en la economía y en la tecnología.


Es un hecho incuestionable que el trabajo no sólo está cambiando, sino que ya ha cambiado.

Estos cambios en la naturaleza del trabajo han dado lugar a un nuevo tipo de trabajador: el profesional del conocimiento. En este post reflexionaba sobre las características del trabajo al que debía enfrentarse este nuevo tipo de profesional: falta de evidencia en lo que tiene que hacer, ausencia de una actividad predecible en el tiempo y la necesidad inexorable de tener que dejar cosas sin hacer al tener más trabajo que tiempo para hacerlo.

Pero esas características no sólo afectan al tipo de trabajo al que se tienen que enfrentar los profesionales del conocimiento sino que, además, condicionan su productividad.

Como decía Peter Drucker, los factores que determinaban la productividad del trabajo del conocimiento son completamente diferentes a los factores que determinan la productividad del trabajo tradicional.

En concreto, Drucker consideraba los siguientes cinco factores claves en la productividad del profesional del conocimiento:

1. La definición de la tarea:

la productividad del trabajador del conocimiento lleva asociada la necesidad de definir qué es lo que hay que hacer, siendo el propio profesional del conocimiento quien debe hacerlo.
Esto es algo que no ocurría en el trabajo tradicional, donde el trabajo a realizar se definía (pensaba) en los niveles superiores y se implantaba en los niveles inferiores de las organizaciones, donde simplemente se ejecutaba.

2. Necesidad de autogestión:

el hecho de que el propio profesional del conocimiento tiene que definir qué trabajo debe hacer, cuál es la tarea concreta y cómo saber que puede darse por finalizada, implica un nivel de autogestión de si mismo que no era necesario en el trabajo tradicional.
Por tanto, la productividad del profesional del conocimiento se verá condicionada por la efectividad en la autogestión personal.

3. Innovación aplicada a la actividad:

tanto en su capacidad para ejecutar como en su habilidad para definir adecuadamente su trabajo, los profesionales del conocimiento deben aplicar constantemente planteamientos de análisis, reflexión y mejora.
Hay que responder a las necesidades existentes y adelantarse a las futuras. Aunque las cosas hayan cambiado ya, todo va a seguir cambiando y el tren de la innovación personal es un tren al que hay que subirse.

4. Aprendizaje continuo:

un nuevo tipo de trabajo implica necesariamente una nueva forma de trabajar. La capacidad de aprender y compartir conocimiento de los profesionales del conocimiento afectará directamente a su productividad debido a que tendrán que integrar nuevas formas de pensar, decidir y hacer.

5. Calidad frente a cantidad:

en el trabajo del conocimiento es posible hacer menos y obtener más. La calidad del trabajo, que vendrá determinada por la habilidad en la aplicación del conocimiento del profesional a la tarea, es la esencia de la productividad en el trabajo del conocimiento frente a la productividad medida por el volumen y la cantidad en el trabajo tradicional.

Una nueva forma de trabajar


Los factores anteriores determinan la productividad del profesional del conocimiento e implican la necesidad de una nueva forma de trabajar. Esa productividad dependerá de la capacidad de los profesionales para aprender y desarrollar las competencias que demanda el trabajo del conocimiento.

Una productividad que dependerá más de la propia persona que del entorno, donde la calidad será el elemento diferenciador y en la que residirá el verdadero valor de su trabajo.

Si las organizaciones quieren mejorar su competitividad y su productividad deben orientarse hacia nuevos enfoques acordes a las necesidades reales que se les plantean, abandonar cualquier estado de hibernación en el que se encuentren y comenzar a entender cuales son los verdaderos factores que determinan la productividad de los profesionales del conocimiento. Sólo así estarán en disposición de cambiar y recuperar el tiempo que ya han perdido.

David Sánchez Rubio
15/04/2016.

Sobre el autor:

Me llamo David Sánchez Rubio y nací en Madrid, allá por el 1978.
Soy Ingeniero en Informática de Sistemas de formación por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección de Sistemas de Información por la Universidad Politécnica de Madrid y Master en Gestión de Negocios de Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Cataluña junto a la Universidad Corporativa de Telefónica. También he realizado un practicioner en PNL

Licencia:
No especificada.

------------------------------

Fuente: Control y Perspectiva

Imagen: Working everywhere

***

Del mismo autor:

David Sánchez Rubio:

Artículos relacionados:


**