2016-09-14

Tres tipos de líder narcisista: Reactivo, de autoengaño y constructivo.

El liderazgo al diván: Una perspectiva sicoanalítica sobre el liderazgo. 

Revista Gestión y Estrategia. 


narcissism.jpg
Tres tipos de líder narcisista: Reactivo, de autoengaño y constructivo

El presente artículo analiza el "mundo interior" de los líderes, su personalidad y su estilo, a través de una perspectiva psicoanalítica, que enfatiza la personalidad narcisista como eje fundamental de la búsqueda de posición, influencia y autoridad.


La dinámica del liderazgo ha permanecido como un acertijo. Aún sabemos poco acerca de lo que forma a un buen líder.

La disposición narcisista


En algunas investigaciones sobre líderes, encontramos que un componente importante de su orientación directiva es la cualidad y la intensidad de su desarrollo narcisista. Si hay una constelación de la personalidad en la cual los líderes tiendan a gravitar, no es otra que la narcisista.

Freud, en su estudio de la relación entre los líderes y sus seguidores, confirmó este planteamiento, al señalar que "el líder necesita amor a sí mismo, no únicamente puede ser de naturaleza dominante, absolutamente narcisista, confiado de sí e independiente".

El interés de este artículo es explorar las relaciones entre narcisismo y liderazgo, un vínculo reconocido por Kernberg y Kohut quienes han realizado las revisiones más importantes relacionadas con el narcisismo.

Por ejemplo, Kernber establece: "Porque las personalidades narcisistas están estimuladas a menudo por intensas necesidades hacia el poder y el prestigio para asumir posiciones de autoridad y liderazgo, los individuos con tales características se encuentran frecuentemente mejor al llegar a posiciones de liderazgo".

Kohut concibe a los líderes como objeto de identificación, menciona que "ciertos tipos de personalidades fijadas narcisísticamente con su aparente confianza absoluta y asertividad se prestan ellas mismas específicamente para este rol".

El narcisismo es la fuerza motriz detrás del deseo para obtener una posición de liderazgo. Quizá los individuos distinguidos con fuerte personalidad narcisista, están más dispuestos a comprometerse en arduos procesos para ganar una posición de poder.

Síntomas del narcisismo


Los síntomas más extremos de este estado del desarrollo y estas defensas, son resumidas por la Asociación Americana de Psiquiatría, que enumera los siguientes criterios de diagnóstico para los desórdenes de la personalidad narcisista:

  • Sensación de grandiosidad o de especial importancia del Yo, por ejemplo, la exageración de los logros y las capacidades, enfocadas a cuestiones de naturaleza extraordinaria.
  • Fantasías de preocupación, fortuna ilimitada, poder, esplendor, belleza o amor ideal.
  • Exhibicionismo: la persona requiere de constante atención y admiración.
  • Indiferencia o marcados sentimientos de coraje, inferioridad, vergüenza, humillación, o vacuidad como respuesta a la crítica, la indiferencia de otros o la derrota.
  • Al menos dos, de las siguientes características de alteración en las relaciones interpersonales:
    • Autorización. Espera de favores especiales, sin asumir responsabilidades recíprocas, por ejemplo, sorprenderse, encolerizarse, porque la gente no hace lo que uno espera.
    • Abuso interpersonal. Tomando ventaja de otros para satisfacer los deseos propios o para engrandecerse, sin considerar la integridad personal y el derecho de los otros.
    • Las relaciones que característicamente alternan entre los extremos de sobreidealización y devaluación.
    • Carece de empatía. Incapacidad para reconocer lo que otros sienten, por ejemplo, uno puede ser incapaz de apreciar la aflicción de alguien que está seriamente enfermo.

Etiología de la personalidad narcisista y su manifestación en el funcionamiento organizacional


Procedemos a discutir tres tipos de orientaciones narcisistas, comenzando con la más perniciosa o patológica y continuamos hacia la más adaptada o funcional; las llamamos: Reactiva, Personalidad Engañosa y Constructiva.

Narcisismo Reactivo:


Puede ser un jefe extremadamente demandante, su imponencia y exhibicionismo causan que gravite en dirección a los subordinados que son aduladores. Los argumentos de otros son ignorados si llevan la contraria a las ideas del patrón. Desea subordinados que sólo aparezcan para él, los demás son "expulsados". Un fuerte rasgo maquiavélico atraviesa estas situaciones.

El líder cuida a sus subalternos de otros líderes dañinos y explotadores, persiguiendo su propio provecho. Los seguidores desempeñan un papel político sencillamente para sobrevivir.

El líder reactivo sobrepasa a todos los otros tipos en cuanto a su escasez de empatía. Ignora completamente las necesidades de los subordinados y aparece como su semejante, reservando su atención a los asuntos que le conciernen a él exclusivamente.

El líder reactivo presenta características disfuncionales al tomar decisiones importantes para su organización. Tiende a examinar o analizar muy poco el medio interno y externo antes de tomar decisiones. El líder reactivo siente que puede manejar toda situación en su medio, a tal grado que no necesita estudiarla en profundidad.

Narcisismo de Autoengaño:


Como líderes, los ejecutivos de personalidad engañosa son mucho más accesibles que su contraparte, el líder reactivo. Ellos se interesan más por sus subordinados, son más dados a escuchar la opinión de otros. No obstante, también muestran hipersensibilidad a la crítica, extrema inseguridad, y una fuerte necesidad de ser amados. Son más tolerantes con el disentimiento de opiniones y pueden reaccionar simpáticamente cuando son expresadas.

Sin embargo, tienden a sentir que son menos eficaces ante las críticas, por lo que al evitarlas tienden a promover subordinados flojos a expensas de él. Además, expresará a menudo interés por las preocupaciones de sus subordinados, esto se exteriorizará por un deseo de parecer simpático, más que por un genuino interés. Él querrá hacer las cosas correctamente pero no sentirá mucho entusiasmo en torno a éstas.

Tomando decisiones estratégicas el líder narcisista de autoengaño presenta un grado de ansiedad de desempeño. El quiere hacer el mejor trabajo y posiblemente pueda hacerlo, así asegurará ser admirado y respetado, y se preocupará por sus habilidades para ello. Por lo que tenderá a ser más conservador que el ejecutivo reactivo.

Estudia totalmente la situación y solicita opinión a otros. La toma de decisiones es convenida en respuesta a cambios de varios tipos, completamente en contraste al estilo pernicioso del líder reactivo. La orientación del líder de autoengaño es de naturaleza transaccional.

Narcisismo Constructivo.


Estos líderes no sienten las mismas necesidades de falsear la realidad para negociar con las frustraciones de la vida. Ni están predispuestos a la ansiedad. En realidad, generan un sentimiento de vitalidad positiva derivada de la confianza en su valor personal. Ellos internalizaron objetos generosos y estables, que los sostienen al enfrentarse a las adversidades de la vida.

Están dispuestos a expresar sus privaciones y a sostener sus acciones independientemente de las reacciones de otros. Cuando son defraudados, no actúan mostrando resentimiento, sino que son hábiles para (obligarse en) reparar acciones. Esto es, ellos tienen la paciencia para esperar, buscar el momento en que sus destrezas sean requeridas. La audacia al actuar, la introspección y la reflexión son sus cualidades.

Si bien los líderes constructivos gozan siendo admirados, tienden a la apreciación realista de sus habilidades y limitaciones. Su actitud es la de dar y recibir y reconocen la competencia de otros. Son asociables y poco cooperativos, esta actitud puede causar quejas en sus subordinados.

Algunas veces, carecen de verdadera empatía y pueden ser propensos a usar a otros como meros instrumentos para realizar sus propios proyectos. Tienen la habilidad para inspirar a otros y crear una causa común, con lo cual trascienden los propios intereses, insignificantes. Su directividad interior, sin embargo, puede reflejar también frivolidad, arrogancia, o recia insensibilidad a las necesidades de otros.

En resumen, catalogado como "el bueno de la compañía" o "el auxiliador de los trabajadores", puede generar reciprocidad en las relaciones interpersonales en la conformación de un equipo. Su independencia puede promover creatividad y visión necesaria para comunicar energía en los subordinados, empleando su perseverancia.

Su flexibilidad, les permite hacer una buena gestión de análisis, examen del medio y de consulta antes de tomar decisiones estratégicas de consecuencias remotas. Pero también es incapaz de manejar, con prontitud, situaciones más rutinarias dando quehacer a los subordinados. Tienden también a evitar extremas determinaciones y conservadurismo, operando mejor en los rangos medios.

Conclusiones


Los autores de este estudio, si bien reconocen que el narcisismo se presenta en cada uno de nosotros, afirman que la conducta directiva tiene una dosis de narcisismo, que puede ser normal y conducir al éxito o al cumplimiento de objetivos o puede perjudicar la toma de decisiones en una organización deteriorando así, las relaciones interpersonales en su interior e impidiendo el cumplimiento de los objetivos empresariales, desviando a su vez las tareas de sus subordinados al cumplimiento de deseos personales.

Fuente: www-mex.uam.mx Revista Gestión y Estrategia. (no encontrada)

Licencia:
No especificada.

------------------------

Fuente: Asimet

Imagen: Narcissism


Artículos relacionados: