2017-04-28

Optimismo flexible. Pros y contras del optimismo y del pesimismo.

¿Cómo está tu vaso? La ventaja de verlo medio lleno. 

Por Joaquín Fernández de la Pradilla Arrien.  

Inspiración al Talento.

optimism-pesimism.jpg
Optimismo flexible. Pros y contras del optimismo y del pesimismo

Los resultados de diversas investigaciones científicas de los últimos años han arrojado una larga lista de beneficios de la práctica de ver el vaso medio lleno. Éstos son algunos de ellos:


  • El optimismo está asociado con una mayor esperanza de vida y una mejor salud general.
  • La práctica del optimismo y gratitud causan, no sólo se correlaciona con un aumento en la felicidad.
  • Ser socialmente optimista y esperar que la gente nos acepte hace que seamos más aceptados –
  • Contar con un resultado positivo en las negociaciones hizo los grupos fueran más propensos a llegar a acuerdos y estar conformes con ellos.
  • Los optimistas tienen más suerte, no por arte de magia sino porque son más perseverantes y generan más oportunidades.
  • Los Vendedores optimistas tiene más éxito.

El profesor la Universidad de Pensilvania y la felicidad experto Martin Seligman explica el pesimismo es muy a menudo una actitud negativa:

La investigación ha puesto de manifiesto, como era previsible, que el pesimismo es desadaptativo frente en la mayoría de los esfuerzos: los agentes de seguros de vida pesimistas hacen menos intentos de venta, son menos productivos y persistentes. Dejar de fumar es más fácil para los optimistas. Estudiantes universitarios pesimistas obtienen calificaciones más bajas, en relación con su SAT y expediente académico pasado, que los estudiantes optimistas …

¿Pero que hacemos para ser más optimistas?


Los resultados que muchos de los métodos comunes arrojan es que no basta con ponerse de pie frente al espejo diciendonos cosas positivas.

Los pesimistas pueden, y de hecho, aprenden a ser optimistas, y no a través de dispositivos sin sentido como silbar una alegre melodía o recitando (“Todos los días, en todos los sentidos, estoy cada vez mejor y mejor”), sino por el aprendizaje de un nuevo conjunto de habilidades cognitivas … Hemos encontrado que la mera repetición de afirmaciones positivas a nosotros mismos no aumenta el estado de ánimo o el logro.

¿Cuáles son esas habilidades?

Los pesimistas se dicen a sí mismos que los malos acontecimientos:
  • Van a durar mucho tiempo o para siempre.
  • Son universales.
  • ¿Son por su propia culpa.

Los optimistas, lo ven exactamente al contrario:
  • Las cosas malas son temporales.
  • Las cosas malas tienen una causa específica y no son universales
  • No es culpa de ellos.

Seligman explica:

La característica definitoria de los pesimistas es que tienden a creer que los malos acontecimientos van a durar mucho tiempo, y esto socavará todo lo que hacen. También creen que es por su propia culpa. Los optimistas, que se enfrentan a los mismos golpes duros de este mundo, piensan con respecto a la desgracia en el camino opuesto. Tienden a creer que la derrota es sólo un revés temporal, que sus causas se limitan a este único caso.
Los optimistas creen que la derrota no es su culpa, sino de: Las circunstancias, la mala suerte, o de otras personas que lo han provocado. Tales personas no suelen inmutarse por la derrota. Frente a una situación mala, lo perciben como un desafío y tienden a esforzarse más.

Y cuando ocurren cosas buenas, la situación se invierte:

  • Los pesimistas piensan cosas buenas serán de corta duración, que los acontecimientos positivos son raros y aleatorios.
  • Los optimistas piensan que las cosas buenas van a durar para siempre, son universales y debidas a su esfuerzo.

Es decir, el locus de control de los pesimistas es interno para las desgracias y externo para los éxitos, al contrario que para los optimistas.

Pero, ¿qué podemos hacer para cambiar estos patrones?

Deshaciendo el pesimismo:


  • Primero observemos nuestro pensamiento y cambiemos los patrones universales y permanentes por explicaciones concretas y temporales.
  • Segundo eliminemos las generalizaciones por causas específicas
  • Tercero despersonalicemos la culpa, busquemos causas exteriores

La realidad es multicausal y el desarbolar los patrones de pensamiento pesimistas puede convertirnos a la larga en personas más optimistas.

Pero, ¿por qué somos pesimistas?

Los pesimistas son más exactos y ven el mundo con una mayor precisión que los optimistas.

En general, entonces, hay una clara evidencia de que las personas no deprimidas distorsionan la realidad en el sentido propio y las personas deprimidas tienden a ver la realidad con exactitud.

Lo anterior nos muestra que los optimistas distorsionan más la realidad. Por tanto el pesimismo también tiene alguna ventaja para ciertos roles que desempeñamos profesionalmente.

… Con criterio y bien empleado, el pesimismo leve tiene sus aplicaciones …. La compañía también necesita sus pesimistas, de personas que tienen un conocimiento exacto de la realidad actual. Deben asegurarse de que la cruda realidad se presente continuamente a los optimistas. El tesorero, el vicepresidente económico, los administradores de empresas, los Ingenieros de seguridad, etc., todos estos necesitan un sentido exacto de lo que la empresa puede permitirse, y de los peligros que le acechan. Su papel es el de advertir, su bandera es la bandera amarilla.

Los mejores abogados son pesimistas. En su libro  La auténtica felicidad , Seligman dice:

El pesimismo es visto como un rasgo más entre los abogados … La capacidad de anticipar toda la gama de problemas y traiciones a los que no son abogados están ciegos ,es altamente adaptable para el abogado en ejercicio, puede, de este modo, ayudar a sus clientes a defenderse contra estas descabelladas eventualidades.

Pero mientras que esto hace mejor en su trabajo a los abogados, que tiene un precio alto, tienen más probabilidades de deprimirse y de divorciarse. Y esa visión pesimista y semi- paranoica se traslada a su vida personal.

Entonces, ¿Cuándo ser optimista y cuándo pesimista?


La directriz fundamental para no desplegar el optimismo es preguntarnos cuál es el coste del fallo es en la situación particular. Si el costo del fracaso es alto, el optimismo es la estrategia equivocada.

  • El piloto en la cabina debe decidir si se debe descongelar el avión una vez más,
  • el asistente a la fiesta debe decidir si le llevan a su casa después de beber,
  • el cónyuge frustrado debe decidir si desea iniciar una aventura que, en caso de que salgan a la luz, rompería el matrimonio.

En estos casos no debemos usar el optimismo. Aquí los costos del fracaso son, respectivamente, la muerte, un accidente automovilístico, y el divorcio. Por otro lado, si el costo del fracaso es bajo, utilice optimismo.

Seligman llama a este equilibrio “optimismo flexible”.

El pesimismo es una herramienta. Tenerlo en el garaje como una quitanieves. Nosotros no lo necesitamos todos los días, pero de vez en cuando es valioso enfrentar y analizar situaciones cuyo coste puede ser alto.

Hay una razón por el pesimismo nos hunde: la naturaleza humana está diseñada para la esperanza no para estar siempre a la defensiva y con miedo.

Sí, el pesimismo puede ser un poco más preciso, pero no es manera de vivir una vida plena y feliz

Por Joaquin Fernández de la Pradilla Arrien
Publicado el marzo 18, 2015

Acerca de mí

Soy Joaquín Fernández de la Pradilla Arrien, Licenciado Psicología, coach en innovación, y Habilidades Directivas.
Podéis seguirme en:
https://twitter.com/JoaquinFernan66
http://www.facebook.com/joaquin.fernandez.771
http://es.linkedin.com/in/joaquinfpradilla/


Licencia:
No especificada.

-------------------------

Fuente: Inspiración al Talento

Imagen: Optimism-pesimism

Image credit: http://askdro.com/2016/04/optimism/

Del mismo autor:

Joaquín Fernández de la Pradilla Arrien:

Artículos relacionados: